Calorías vacías, un flaco favor para nuestra salud

calorias vacias

En varias ocasiones hemos comentado que algunos alimentos tienen calorías vacías, pero… ¿Qué significa esta expresión? ¿Qué tienen de malo estos alimentos y cuáles entran dentro de esta categoría?

Muchos de los alimentos con calorías vacías son muy tentadores, golosinas, refrescos, dulces… por eso debemos ser cautos y equilibrar la dieta de nuestros hijos y la nuestra propia para que estos alimentos sean esporádicos dentro de una dieta sana y equilibrada.

El consumo total de calorías vacías de los 2 a los 18 años es de un 40% de media. Ese porcentaje es muy alto y se debe bajar, ya que aumenta el riesgo de enfermedades cardiovasculares, sobrepeso y carencias nutricionales por el bajo aporte de nutrientes esenciales.

Azúcares simples, no todos son calorías vacías

calorias vaciasDentro de los azúcares simples existen dos alimentos que no son calorías vacías.

La leche y la fruta. Estos dos alimentos aportan más que azúcar y calorías.

En el caso de la leche aporta grasa, vitaminas liposolubles, minerales y proteínas. Y en el caso de la fruta, vitaminas, minerales y fibra.

En cambio, hay alimentos que solo contienen calorías vacías, es decir, no aportan ningún nutriente esencial al organismo.

Alimentos con calorías vacías

Refrescos

calorias vaciasComo hemos dicho en muchas ocasiones, los refrescos no aportan nada más que azúcares y calorías vacías. Y mucha cantidad de ácido fosfórico que compite con el calcio y hace que los huesos se desmineralicen. La bebida de elección debe ser siempre el agua.

Zumos envasados

Es recomendable no sustituir un zumo envasado por una pieza de fruta o un zumo natural, ricos en vitaminas, minerales y fibra.

Snacks y chucherías

Es común que los padres den a sus hijos snacks después de hacer deporte o cuando se hace una excursión “porque estas calorías las queman”. Esto no es del todo cierto, estos snacks suelen tener más calorías que lo que puede quemar un niño en una actividad de 30 minutos. Por tanto, en vez de ofrecerles barritas de chocolate, bolsas de patatas fritas, gusanitos, etc… ofrecedles un plátano o un puñado de frutos secos. Les proporcionará energía y además vitaminas, minerales y fibra, indispensables para después del ejercicio.

Cómo reducir las calorías vacías de nuestra dieta

  • Dejad los refrescos para ocasiones especiales y usad el agua para comer y cenar.
  • Usad los fritos esporádicamente. Unas patatas fritas de bolsa no aportan mucho más que grasas y sal. Se incrementan las calorías sin aumentar el aporte de ningún nutriente esencial.
  • Los adultos, reducid al máximo el consumo de alcohol.
  • Utilizad miel, azúcar moreno o edulcorantes naturales antes que azúcar blanco (refinado) y por el mismo motivo elegid bollería baja en azúcares y grasas (mucho mejor si es casera).
  • Intentad poner la menor cantidad de azúcar posible a leche, cafés, yogures, zumos… basta con ir disminuyendo el aporte poco a poco para ir acostumbrándonos al nuevo sabor (al sabor real del alimento).
  • A los bebés es recomendable no darles nada con azúcar adicional ni alimentos azucarados. Una vez crecen no hace falta agregar azúcar si antes no lo hemos hecho, ya que ya están acostumbrados al sabor natural del alimento.

Imágenes: PIYOYI, Pink Sherbet Photography y Roberto Garcia Fadon.

Sílvia

Soy Diplomada en Dietética y Nutrición, especializada en Nutrición y Obesidad y Alimentación infantil y adolescente. Mi experiencia como nutricionista y madre de 2 niños me permiten asesoraros en Pequerecetas. Si deseas preguntarme sobre un caso particular puedes hacerlo en mi consulta de Equilibra’t o Facebook

3 comentarios sobre “Calorías vacías, un flaco favor para nuestra salud”

    1
  1. Creo que hay una errata en el apartado zumos envasados donde dice ” no sustitutir un zumo envasado por una pieza de fruta…” creo que debe decir sustituir, se presta a confusión.

  2. 2
  3. gracias por esstos consejos tan tan valiosos! y ademas esta todo muy bien explicado!! :-)

  4. 3
  5. Tras consultar en diferentes webs de nutrición y medicina, no creo que los zumos se puedan considerar calorías vacías. Si bien es verdad que no aportan lo mismo que un zumo natural, sí tienen contenido en fibra, vitaminas, etc. Además, metéis en el mismo saco a todos los zumos, cuando hay muchos tipos, desde el zumo refrigerado (el más similar al natural), hasta los horrorosos néctares (cargados de azúcar y aditivos)

¡Animate! Deja tu comentario...

  1. (requerido)
  2. (email valido requerido)
  3. (requerido)