Agua, esencial en el embarazo y la lactancia

agua-embarazo-lactancia

Llegan los meses más calurosos del año y si estáis embarazadas o dando el pecho debéis extremar las precauciones.

En estas etapas de la vida beber agua es esencial, ya que las necesidades hídricas se ven incrementadas.

Al contrario que en el embarazo (en el que puedes no notar la sensación de sed) si estáis dando el pecho seguro que en muchas de las tomas necesitáis beber agua. A veces es instantáneo, el bebé toma pecho y nosotras sentimos de inmediato la necesidad de beber.

En ambos casos debéis estar atentas y tomar el líquido necesario.

Lo ideal es ir bebiendo pequeñas cantidades durante todo el día y sobretodo no esperar a tener sed.

¿Por qué es importante tomar líquido en el embarazo?

agua embarazo lactancia

  • Aumenta el volumen plasmático y mantiene la cantidad de líquido amniótico.
  • Facilita el transporte de nutrientes hacia el torrente sanguíneo del feto y su distribución por todo el organismo.
  • Mejora el estreñimiento.
  • Previene la acidez y las náuseas (bebiendo a pequeños intervalos).
  • Al incrementar la producción de orina previene los cálculos renales, infecciones de orina y facilita la eliminación de toxinas.
  • Evita la deshidratación que puede producir dolor de cabeza, náuseas e incluso contracciones.
  • Previene el edema (hinchazón y retención de líquido).

En este periodo es importante beber de 2-2,5 (primer trimestre) a 3 litros (segundo y tercer trimestre) diarios.

Recordad que si la orina es más oscura de lo habitual es un aviso de que se debe beber más.

¿Cómo afecta la deshidratación en el embarazo?

La deshidratación leve aguda puede provocar que haya poco líquido amniótico. Esto se asocia a un bajo peso al nacer, aumento de la tasa de mortinatos y fallecimientos neonatales, mayor número de ingresos del recién nacido en unidades de cuidados intensivos y mayor frecuencia de malformaciones o enfermedades congénitas, entre otras.

¿Por qué es importante tomar líquido en la lactancia?

lactancia-materna-embarazo-aguaAl contrario que en el embarazo (que no se tiene sensación de sed), en la lactancia esto no ocurre y a veces la necesidad de beber es imperiosa, no se puede posponer.

Es importante (y más si estamos solas) tener siempre un botellín o vaso de agua al alcance porque seguramente en cuanto el niño coja el pecho notaremos la sensación de sed (sobre todo al principio).

La lactancia materna debe ser a demanda (cada vez que el bebé lo requiera).

Los bebés, en sus primeros 6 meses de vida beben un promedio de 750ml de leche al día, por tanto, la mamá debe aumentar la ingesta de líquido, de manera que satisfaga todas sus necesidades y las del bebé (la leche materna contiene un 85-90% de agua). Por este motivo se recomienda llegar a los 3 litros al día.

¿Cómo afecta la deshidratación en la lactancia?

Es difícil que una deshidratación leve afecte a la calidad, pero si es moderada o grave, puede cambiar tanto la cantidad de la leche como su composición.

Si estoy embarazada o en época de lactancia ¿qué puedo beber?

ensalada-cesar1

  • Agua, zumos naturales, caldos, gazpacho
  • También es recomendable comer  alimentos hidratantes (frutas, verduras y hortalizas).

¿Qué bebidas hay que evitar?

  • Alcohol y bebidas estimulantes (Cola, café, té… (con cafeína)).

Las bebidas con cafeína no están prohibidas pero se recomienda bajar la dosis al mínimo.

Imágenes: Por WordRidden, seanmcgrath, Rafael Goettera sweet pea chef.

Sílvia

Soy Diplomada en Dietética y Nutrición, especializada en Nutrición y Obesidad y Alimentación infantil y adolescente. Mi experiencia como nutricionista y madre de 2 niños me permiten asesoraros en Pequerecetas. Si deseas preguntarme sobre un caso particular puedes hacerlo en mi consulta de Equilibra’t o Facebook

¡Animate! Deja tu comentario...

  1. (requerido)
  2. (email valido requerido)
  3. (requerido)