Cocina fácil: Cómo hacer almíbar

Cómo hacer almíbar

Seguro que os ha pasado: estáis en plena preparación de algún dulce especial, siguiendo la receta al pie de la letra como todo cocinero novato y llegáis al punto que dice ‟preparar el almíbar y agregarlo…” ¡Pánico! ¿Y eso cómo se hace?. Y es que la mayoría de las recetas no se detienen a explicar cada paso en detalle, pero no pasa nada, porque para eso estamos nosotros con nuestra cocina fácil: cómo hacer almíbar.

Continuamos entonces con nuestra sección cocina fácil de la A a la Z, donde intentamos despejar todas las dudas que asaltan a los cocineros en ciernes. Hoy nos dedicamos a la preparación del almíbar, veréis que es algo muy sencillo y lleva pocos minutos hacerlo, ¿lo vemos?

Cocina fácil: ¿Qué es el almíbar?

Cómo hacer almíbar

Imagen: Pablo

El almíbar es básicamente azúcar disuelto en agua y cocido al fuego, hasta que comienza a espesar. Es un ingrediente que se utiliza en gran cantidad de recetas dulces, desde las conservas, como por ejemplo las mandarinas en almíbar, hasta salsas, helados de frutas, sorbetes y algunas cremas y merengues. También es esencial para calar bizcochos y que no nos queden secos.

Cocina fácil: Cómo hacer almíbar

Generalmente el azúcar y el agua se usan en la proporción de 2 x 1, es decir 200 gr. de azúcar, 100 ml. de agua. De cualquier manera las cantidades pueden variar de receta en receta y dependen del uso que se le dará luego al almíbar.

Receta de almíbar clásica

  • 200 gr. de azúcar (como ya dijimos depende de la receta y el uso)
  • 100 ml. de agua

Estas cantidades os bastarán por ejemplo para calar un bizcocho de unos 15 cm. de diámetro, pero por supuesto podéis adaptar las cantidades a vuestro uso o la receta que estéis siguiendo, ya que el procedimiento será siempre el mismo. Colocamos los dos ingredientes en una cacerola y los llevamos a fuego medio–bajo. El tiempo de cocción varía según el uso que le daremos al almíbar.

Si lo usaremos para calar un bizcocho, no necesitamos que espese, por lo que serán suficientes un par de minutos de ebullición, hasta que el azúcar se disuelva.

Si en cambio necesitamos el almíbar tradicional, ese que es denso como un jarabe, debemos cocinarlo por unos 10 minutos desde que hierve, removiendo cada tanto con una cuchara de madera. Tened en cuenta que una vez frío se adensará aún más, por lo que después de los 10 minutos si aún os parece líquido, no os preocupéis que al enfriarse tomará la consistencia justa.

Almíbar: algunas variantes

El almíbar puede aromatizarse agregando cáscaras de cítricos, una ramita de canela, etc., que incorporaremos en la cacerola para que hiervan junto con el almíbar y luego retiraremos al final de la cocción. En este caso puede hacer falta colar el almíbar para retirar cualquier residuo que nos haya quedado. También puede aromatizarse con licor, por ejemplo ron. En este caso, el licor se agrega una vez que hemos apartado la cacerola del fuego y se remueve bien para que se mezcle.

Los puntos del almíbar

Algunas veces las recetas nos piden usar el almíbar a un punto determinado. Cuando se habla de punto se habla de densidad y en general se denominan del siguiente modo:

  • almíbar liviano: es el que se alcanza con pocos minutos de ebullición y suele usarse por ejemplo para calar bizcochos
  • hilo flojo: siguiendo con la cocción, el almíbar se va volviendo más denso. Este punto se reconoce de la siguiente manera: cogemos un poco de almíbar con una cucharita y lo enfriamos un poco. Mojamos en él los dedos pulgar e índice, y si al juntarlos y separarlos el almíbar forma un hilo entre los dedos que se corta enseguida, hemos alcanzado el punto. Si al hacer esta operación el hilo que se forma es más fuerte y no se corta enseguida, entonces el punto se llama hilo fuerte.
  • bolita: seguimos hirviendo el almíbar. Si echamos un poquito de almíbar en una tacita con agua y se forma una bolita que resulta blanda al tacto y se puede modelar con la punta de los dedos, hemos alcanzado el punto bolita blanda. Si en cambio es moldeable pero no se deforma apenas la tocamos, el punto se llama bolita dura.

Cocina fácil: Cómo conservar el almíbar

Una vez frío, debemos ponerlo en un bote de cristal con cierre hermético y de este modo se puede conservar un par de semanas en la nevera.

¿Qué os parece? ¿Os hemos quitado todas las dudas sobre cómo hacer almíbar? ¡Esperamos que sí, hasta la próxima!

8 comentarios sobre “Cocina fácil: Cómo hacer almíbar”

    1
  1. me alegra que todo lo hagan tan simple !

  2. 2
  3. Tengo algunas revistas de Cocina Facil porque me gusta la cocina aunque soy Ing.Esta revista me parece muy buena y realmente facíl.Gracías por compartir sus conocimientos.

  4. 3
  5. muii bno!! aprendi mushas cosas sigan asii gracias…

  6. 4
  7. Muy agradecida por que lo hacen fácil y comprensible.No soy buena cocinera pero quiero aprender.

  8. 5
  9. Después de varias decepciones y de conformarme con resultados a medias: ¡sabroso pero…., ! Estoy seguro que la próxima ocasión el almíbar me quedará como espero.
    Gracias.

  10. 6
  11. excelente la explicacion, muchas
    gracias, y….ahora a poner4la en practica

  12. 7
  13. excelente la explicacion….muchas gracias,,,y ahora a ponerla en practica

  14. 8
  15. Se puede congelar el almíbar?

¡Animate! Deja tu comentario...

  1. (requerido)
  2. (email valido requerido)
  3. (requerido)
 



Blogroll

  • Pequeviajes
  • Kireei
  • Kidsrezepte
  • Muchobaby Embarazo Bebes
  • Cocinando Entre Olivos
  • Pequeocio
  • Qué divertido
  • Fiestas y Cumples