Cómo desalar bacalao

Cómo desalar bacalao

Desalar bacalao es algo que muchas veces por sencillo se desconoce, pero es un paso básico para cualquiera de las recetas de bacalao tan deliciosas que os hemos estado trayendo, como el Bacalao a la Vizcaína, el bacalao al pil-pil, los buñuelos de bacalao o el potaje de garbanzos con bacalao, por ejemplo

El bacalao es probablemente el pescado blanco de mayor consumo en Europa, donde principalmente se consume desecado o salado. La temporada del bacalao fresco va desde otoño a primavera, aunque podemos disponer de este pescado todo el año, desecado o salado, congelado, ahumado, enlatado y también como huevas de bacalao. Además, a partir de este pescado se obtienen diversos derivados como la harina y el aceite de hígado de bacalao, este último muy rico en vitaminas D y A.

Su contenido graso es bajo y aporta una elevada cantidad de proteínas de alto valor biológico. La carne del bacalao supone una importante fuente de minerales y vitaminas, por lo que su consumo es recomendado especialmente en épocas de crecimiento y desarrollo.

Cómo desalar bacalao.

  • Llenamos un recipiente con agua fría y sumergimos después el bacalao. Es importante sumergir el bacalao tras llenar el recipiente para evitar que el pescado se rompa. También podemos poner los trozos de bacalao en un colador dentro de la cacerola con agua evitando de esta forma que queden tocando el fondo donde va a parar la sal.
  • La piel debe colocarse siempre hacia arriba. Una vez hecho esto lo introducimos en la nevera. Esto es importante porque mientras se está desalando el bacalao puede fermentar.
  • El tiempo de desalado va de 24 a 48 horas dependiendo del tamaño y grosor de los filetes. Si son filetes muy finos el tiempo sera inferior. Es importante que compremos siempre filetes del mismo grosor para que unos no queden más salados que otros.
  • Si tenemos trozos de diferente grosor debemos proceder de la siguiente forma:
  1. – Las partes más gruesas las mantendremos 48 horas con cambios de agua cada 6 horas
  2. – Las partes más finas las mantendremos en remojo 36 horas con cambios de agua cada 8 horas
  3. – El bacalao desmigado se puede desalar bajo el grifo de agua fría durante 10 minutos si lo vamos ayudando con la mano para desmigarlo
  • Si tenemos dudas acerca de si el bacalao está ya desalado o no, la única manera es probar un poco del bacalao que tenemos a remojo, escogiendo una pizca de la zona central. Una vez desalado extraemos el pescado del frigorifico y lo secamos con un trapo de cocina, dejando que recupere la temperatura ambiente para que conserve su esponjosidad.
  • Si tras los tiempos indicados sigue salado podemos sumergirlo en leche fría durante 2 ó 3 horas añadiendo unos ajos con su piel.

¡Animate! Deja tu comentario...

  1. (requerido)
  2. (email valido requerido)
  3. (requerido)