Galletas decoradas, ¡un regalo para los profes!

Galletas para profes

Hoy queremos enseñaros a preparar unas galletas lápices preciosas, unos galletas decoradas divertidas ¡perfectos como regalo de fin de curso para los profes!  Si os gustan las galletas decoradas y estábais deseando probar a hacerlas en casa, esta receta de galletas es perfecta para principiantes, porque al ser grandes y tener un diseño simple ¡son más sencillas!

Prepararemos unas ricas galletas y luego las decoraremos con glaseado, ¡seguro que a los profesores de los niños les encantarán! ¿Queréis saber cómo se hacen?

Como os decía estas galletas lápices para los profes son en realidad galletas grandes, pero si queréis hacerlas más pequeñas también es posible. No hace falta tener cortantes especiales, nos haremos una plantilla con cartón para poder cortar nuestras galletas. ¡Os aseguro que hacer estas galletas es muy divertido!

Galletas decoradas lápices, un regalo para los profes

Ingredientes para 6 galletas

Galletas

  • 125 g de margarina o mantequilla
  • 125 g de azúcar
  • 1 huevo
  • 250 g de harina todo uso

Glaseado

  • la clara de 2 huevos pequeños
  • aprox. 400 g de azúcar glas
  • unas gotas de zumo de limón
  • colorantes alimentarios en gel o en polvo
  • rotulador de tinta comestible negro

Cómo hacer galletas decoradas para los profesores

Lo primero que haremos es preparar nuestras galletas, podéis echarle un vistazo a nuestros consejos para hacer las galletas perfectas, ¡veréis que no fallan!

Si habéis leído los consejos para galletas perfectas que os sugerimos antes, habéis descubierto el secreto: ¡mucha nevera! La masa lleva bastante margarina o mantequilla, por lo que si no está bien fría se quedan blandas. Otro secreto para que queden lisas es moler el azúcar antes de usarla, es suficiente ponerla unos segundos en el robot de cocina o picadora, para que se pulverice un poquito. Hechas estas aclaraciones, vamos a la preparación.

Batimos la margarina blanda con el azúcar hasta obtener una crema homogénea, agregamos el huevo y batimos, agregamos la harina y trabajamos con las manos hasta que la masa nos quede lisa. Envolvemos en papel film y llevamos a la nevera por al menos 1  hora. Pasado este tiempo extendemos la masa usando el rodillo, entre dos láminas de papel de horno del tamaño de nuestra bandeja para hornear, hasta que tenga unos 5 mm de espesor. Previamente nos habremos fabricado nuestra plantilla, un simple trozo de cartón envuelto en film de cocina.  Cortamos las galletas usando un cuchillo afilado, un poco separadas entre sí y sin quitarlas del papel de horno las ponemos sobre la bandeja y las llevamos de nuevo a la nevera, al menos 10 minutos.  Mientras tanto encendemos el horno a 180°.

Una vez que las galletas estuvieron en la nevera, podemos hornearlas. La masa que no estáis usando, o las galletas que están esperando a ser horneadas, mantenedlas en la nevera. Horneamos por unos 10 minutos  a 180°, hasta que los bordes se comiencen a ponerse apenas dorados.

Galletas de lápices

Retiramos del horno, dejamos enfriar 2 0 3 minutos en la bandeja, y después las pasamos a una rejilla. Cuando estén completamente frías, se pueden decorar. Para decorar las galletas debemos preparar la glasa real o glaseado. No es más que clara de huevo con azúcar glas. Batimos apenas las claras y vamos agregando el azúcar glas, mezclando suavemente para que no incorpore mucho aire, hasta conseguir la consistencia deseada. Cuando ya hemos incorporado una buena cantidad de azúcar agregamos unas gotas de zumo de limón. Necesitamos un glaseado más denso para hacer los bordes, y uno más fluido para rellenar. Para saber si el glaseado de delineado (el más duro) está en su punto, cogemos una buena cantidad con una cuchara y chorreamos dos líneas cruzadas sobre la mesa, si se funden todavía necesita más azúcar. Si queréis saber todos los secretos del glaseado, echadle un vistazo a nuestro post cómo decorar galletas con glasa real.

Una vez que tenemos listo el glaseado, lo teñimos con colorantes alimentarios en gel o en polvo, hasta obtener los colores deseados. Rellenamos mangas de pastelero desechables con cada color, y con unas tijeras cortamos las puntas. La del color negro de delineado debe ser pequeñita, las otras más grandes. Delineamos el contorno del lápiz, sin apoyar la punta de la manga sobre la galleta y con un movimiento rápido, para que la línea nos quede lo más derecha posible. Si nos han quedado piquitos o irregularidades los arreglamos con un pincel humedecido en agua. Dejamos secar (depende de la densidad de vuestro glaseado, aprox. 30 minutos).

Rellenamos cada espacio con el color indicado, haciendo una capa de glaseado más bien gruesa. Para llegar a los bordes y los espacio pequeños nos ayudamos con un palillo o pincelito. Dejamos secar bien (en este caso tardará un poco más). Cuando estamos seguros que el glaseado está bien seco, con el rotulador de tinta comestible dibujamos las líneas del lápiz, y escribimos el mensaje deseado.

Galletas profes

Os animo a probar estas galletas lápices para regalar a los profes, os aseguro que una vez que le cogéis la mano a la manga os resultará sencillo. ¡Además son un regalo de fin de curso realmente genial!

Galletas para profes

2 comentarios sobre “Galletas decoradas, ¡un regalo para los profes!”

    1
  1. Que idea tan genial!! Me encantaron! Probaré a hacerlas ya que mi peque entre al kinder1 Gracias!

  2. 2
  3. me encantan tus recetas querida!! son muy ricas, creativas y muy eficientes 🙂 pondré todas en practica

¡Animate! Deja tu comentario...

  1. (requerido)
  2. (email valido requerido)
  3. (requerido)