Alimentar bien a nuestros hijos desde el embarazo

Con la creación de esta web me he propuesto que los niños se encuentren bien alimentados desde el principio, y os puedo decir que, en mi búsqueda, he encontrado mucha información confusa al respecto, teniendo que cribar muchas veces mitos y realidades o, simplemente, diferentes criterios en materia de alimentación infantil.

Pero en lo que todos los expertos están de acuerdo es en que la futura salud de nuestros hijos comienza con la alimentación de la madre durante el embarazo. Por ello he decidido crear una sección especial dedicada a la alimentación de la mujer desde el mismo momento que conoce la noticia de que va a ser madre, o desde que comienza a planificarlo…

Comencemos entonces por el principio: ¿Cómo debe alimentarse la mujer antes de quedarse embarazada?

La nutrición previa al embarazo es muy importante, ya que interviene por un lado en la fertilidad, y por otro puede evitar malformaciones en el feto. Una mujer con una determinada carencia antes de la gestación es difícil que la supere una vez embarazada, pudiendo incluso agravarse el problema y perjudicar el curso del embarazo.

En la sociedad desarrollada actual, tanto la delgadez extrema como la obesidad pueden condicionar una disminución de la fertilidad. De igual manera el consumo de tabaco, cafeína y alcohol no son en absoluto saludables. Por otra parte, las deficiencias de folatos y algunas vitaminas y minerales son responsables de algunos casos de infertilidad, solucionados al corregir la carencia.

Por lo tanto, el primer paso si estás pensando quedarte embarazada es la visita a tu médico, quien te realizará un chequeo, prescribiéndote los suplementos nutricionales necesarios.

A partir de ahí eres tú misma la responsable de cuidar tu alimentación prestando atención a los alimentos que constituyen tu dieta diaria e introduciendo aquéllos cuyas necesidades van a estar aumentadas durante los meses que dura la gestación, con el fin de aumentar las reservas corporales.

Consejos de alimentación antes del embarazo:

  • Hay que seguir una dieta variada y equilibrada, incluyendo todos los nutrientes.
  • “Comer bien” no es ni comer mucho ni comer alimentos caros.
  • Fracciona la alimentación en 4 ó 5 tomas diarias.
  • Come despacio y en un ambiente tranquilo. Mastica bien los alimentos evitando engullirlos apresuradamente.
  • Evita el consumo de alcohol, ya que evita el aprovechamiento de ciertos nutrientes y su abuso puede provocar malformaciones en el feto.
  • Bebe mucho líquido, sobre todo entre las comidas para favorecer la digestión y una correcta hidratación.
  • Estos alimentos no deberían faltar en tu dieta:

* Leche y lácteos preferiblemente semidesnatados
* Pescado, huevos y carne, siendo éstas últimas preferiblementes
carnes magras (pollo y pavo sin piel, ternera magra, cinta de lomo,
conejo, etc…)
* Cereales, patatas y legumbres.
* Verduras y hortalizas, incluyendo a ser posible una ración cruda
(ensaladas).
* Frutas frescas.
* Bebidas: agua, caldos desgrasados, infusiones, zumos sin azucarar.
* Grasas: aceites de oliva y semillas (girasol, maíz, soja…),
mantequilla y margarina vegetal, frutos secos.
* Otros: mermelada, miel, salsas y acompañamientos de platos a base
de hortalizas.

¡Animate! Deja tu comentario...

  1. (requerido)
  2. (email valido requerido)
  3. (requerido)