Profiteroles de nata, un manjar irresistible

profiteroles-de-nata

¿Qué tienen estos pequeños bocados que a todos gustan? Quizá la pregunta adecuada sería: ¿podrían ser más perfectos estos pequeños bocados que a todos gustan?

Los profiteroles son pequeños dulces que triunfan en toda fiesta de cumpleañoscelebración o como postre cualquier domingo. A los peques les gustan muchísimo y a los mayores también, no lo vamos a negar…

No tienen mucha dificultad, aunque sí algo de elaboración… Pero, siguiendo los pasos que os voy a dejar a continuación, seguro que no tenéis pérdida y os animáis más de una vez a prepararlos.

Podéis rellenar los profiteroles de nata como hemos hecho nosotros o bien con crema pastelera crema de chocolate. Espolvorear con azúcar glas me parece una acertada decisión para no hacerlos demasiado pesados.

Aunque si sois muy golosos y os gusta el chocolate, podéis incorporar una cucharada de chocolate de cobertura fundido sobre cada profiterol. ¡Os van a encantar!.

Animaos con esta receta y ya sabéis, cualquier duda que os surja, dejadla en los comentarios. Nada más os leamos, os responderemos.

Profiteroles de nata

Ingredientes

  • 240g agua
  • 1 pizca de sal
  • 150g harina de trigo
  • 6 huevos m
  • 5g azúcar
  • 95g margarina

Relleno

  • 500g nata para montar 35%mg
  • 4cd de azúcar

Decoración

  • Azúcar glas para espolvorear

Cómo preparar profiteroles de nata:

Vertemos en un cazo el agua. Cuando empiece a estar caliente, sin que llegue a hervir, añadimos la margarina, azúcar y sal. Removemos hasta que se funda la margarina. Seguimos removiendo con unas varillas unos 3 minutos, no tiene que llegar a hervir.

Volcamos de golpe la harina y con una cuchara de madera, removemos sin parar hasta que la masa se despegue de las paredes. Una vez la masa esté despegada de las paredes del cazo, añadimos los huevos de 1 en 1.

Muy importante: fuego bajo, no incorporar el siguiente huevo hasta que no se haya mezclado el primero bien con la masa, no dejar de remover la masa en ningún momento.

Continuamos removiendo la masa hasta que añadimos el último huevo y este se haya mezclado perfectamente con la masa.

Obtendremos una masa algo espesa, suave y sin grumos. Retiramos la masa del fuego y dejamos templar.

Cuando esté templada, vertemos la masa en una manga pastelera y utilizamos una boquilla redonda de tamaño medio. Para que os hagáis una idea, no utilizamos manga pastelera al uso. Utilizamos esta que va genial y no necesita boquilla porque su abertura para esta receta es acertada.

masa-profiteroles

Precalentamos el horno a 190º, calor arriba y abajo. Sacamos la bandeja del horno y la preparamos con papel de hornear.

Sobre el papel vamos haciendo pequeños montoncitos de masa que serán nuestros profiteroles. Recordad dejar espacio suficiente entre cada profiterol para una vez que crezcan en el horneado no se peguen entre ellos.

profiteroles-sin-hornear

Llevamos al horno a 190º, durante 25 minutos. Recordad que el tiempo es orientativo. Una vez que veáis que tienen un color doradito, están listos. No los sacaremos del horno, sino que lo apagaremos y dejaremos reposar dentro durante 5 minutos más.

Una vez transcurrido el tiempo, retiramos los profiteroles del horno. Dejamos enfriar sobre una rejilla.

Montamos la nata junto al azúcar, la nata tiene que quedar muy montada por lo que os aconsejo: montad la nata con unas varillas eléctricas y no dejar de batir hasta que la nata tenga una buena consistencia.

Una vez los profiteroles estén fríos, los abrimos por un lateral con ayuda de unas tijeras. Rellenamos cada profiterol con nata montada y espolvoreamos con azúcar glas.

profiteroles

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.