Tarta de chocolate blanco ¡para chuparse los dedos!

tarta de chocolate blanco con fresas

¡Increíblemente rica está esta tarta de chocolate blanco decorada con nata montada y fresas! No me digáis que no os dan ganas de meter la mano en la pantalla y comeros un trocito.

Tulipán nos enseña cómo hacer un esponjoso bizcocho de chocolate blanco que luego decoraremos con capas de nata montada y fresas y arándanos. Recordad que estas frutas ya las podéis comprar congeladas si no estamos en temporada, o bien podéis utilizar cualquier otra fruta de temporada que os apetezca, por ejemplo ahora le pueden ir muy bien los frutos del bosque y quedará igual de colorida.

¿Venís a ver cómo se hace esta tarta de chocolate blanco?

Pastel de chocolate blanco con fresas

Ingredientes:

  • 225 g de margarina Tulipán
  • 225 g de azúcar glas
  • 4 huevos medianos
  • 1 cucharadita de extracto de vainilla o 1 vaina de vainilla
  • 225 g de harina con levadura tamizada o 220 g de harina + 1 cucharadita de levadura en polvo
  • 100 g de chocolate blanco rallado

Relleno:

  • 284 ml de nata para montar
  • Unas gotas de extracto de vainilla o 1 vaina de vainilla
  • 2 cucharadas de azúcar glas

Fruta:

  • 500 g de fresas
  • 20 g de arándanos azules
  • Unos brotes de menta

Cómo hacer tarta de chocolate blanco con fresas:

1. Hacemos el bizcocho: Mezclamos la margarina y el azúcar glas hasta obtener una masa ligera y esponjosa. Sin dejar de batir, añadimos la vainilla y los huevos uno por uno. Añadimos la harina y, por último, el chocolate blanco rallado.

2. Horneamos: Repartimos la mezcla entre 2 moldes para pastel de 20 cm y los horneamos en un horno precalentado a 180 °C, 160 °C (ventilación) o marca 4 (gas) durante 35 minutos. Los dejamos enfriar en una rejilla.

3. Preparamos el relleno: batimos la nata para montar hasta que se forme una pasta espesa. Añadimos un poco de vainilla y azúcar glas y lo mezclamos todo bien.

4. Decoramos: Extendemos un tercio de la nata para montar encima de un pastel y juntamos los dos pasteles. Extendemos con cuidado nata para montar por encima y, si nos gusta, ponemos otro poco de nata en una manga pastelera para decorar los bordes superiores del pastel. Ponemos las fresas y los arándanos azules por encima y añadimos unos brotes de menta fresca para decorar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.