Acidez de estómago durante el embarazo

Los estudios sugieren que más del 50% de las mujeres embarazadas experimentan pirosis o acidez de estómago durante su embarazo.

Los síntomas pueden comenzar a partir del tercer mes de gestación, pero su incidencia es mayor en el tercer trimestre, cuando la presión del útero aumentado sobre el estómago es más importante.

Se debe en gran parte a que la progesterona (hormona sexual femenina cuyos niveles se incrementan en el embarazo) relaja el músculo del esfínter esofágico inferior y enlentece el vaciado gástrico. Los síntomas de pirosis se resuelven en la mayoría de los casos después del nacimiento del bebe.

Modificaciones en la dieta y el estilo de vida
Las primeras medidas que se deben tomar son higiénicas y dietéticas:

  • No conviene acostarse inmediatamente después de comer, es mejor esperar al menos 2 horas.
  • Hay que evitar la posición de decúbito (recostado o tumbado) después de las comidas, ya que esta posición favorece el reflujo.
  • Es importante elevar la cabecera de la cama de 10 a 15 centímetros mediante la colocación de tacos debajo de las patas delanteras, de tal manera que la inclinación ayude a mantener el jugo gástrico en el estómago.
  • No es aconsejable agacharse frecuentemente, en especial, después de comer.
  • Las comidas deben ser frecuentes y de poco volumen, distribuyendo la alimentación en 5 ó 6 tomas.
  • Hay que evitar aquellos alimentos que irritan la superficie del esófago dañada como ciertos condimentos (vinagre, pimienta), frutas cítricas (naranja, mandarina, pomelo, limón) y sus zumos, platos con tomate o salsa de tomate (aumentan la acidez del estómago y pueden empeorar los síntomas).
  • Se recomienda prescindir de los alimentos que retrasan el vaciado gástrico como bebidas carbonatadas (con gas), café, té, chocolate y alimentos o preparaciones grasas (fritos, estofados o guisos grasos), así como las infusiones de menta piperita que relajan el esfínter y favorecen el reflujo.
  • Es adecuado consumir los líquidos entre las comidas y no durante las mismas con el fin de no aumentar el volumen del estómago.

En caso de que no sea suficiente con estas medidas, se ha de consultar con el médico antes de tomar cualquier antiácido (bicarbonato de sodio, antiácidos de magnesio, etc.), ya que pueden estar contraindicados.

Fuente: Consumer Eroski

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.