Toxoplasmosis y embarazo: Consejos prácticos

Todavía recuerdo con cierto pesar durante mi embarazo la época que pasé sin comer jamón serrano, embutidos o ensaladas en sitios públicos por recomendación del médico…

El motivo de todas estas medidas es evitar contraer la toxoplasmosis durante el embarazo,una infección leve pero que puede tener graves consecuencias sobre el feto en mujeres embarazadas…
Se calcula que afecta a más de mil millones de personas en todo el mundo.

Lo cierto es que hay muchas leyendas en torno a la toxoplasmosis y los gatos, y nosotros mismos hemos tenido que corregir el artículo que así lo plasmaba por desconocimiento…

La única forma de que contraigas la toxoplasmosis “por culpa” de tu gato, es la siguiente:

1. Que nunca antes la hayas pasado
2. Que tu gato la esté pasando por primera vez en su vida
3. Que dejes sus cacas por casa más de un día, y menos de una semana
4. Que toques esas cacas con las manos desnudas, y luego te chupes los dedos.

Por tanto, teniendo las precauciones adecuadas no hay ningún motivo para que te preocupes por la toxoplasmosis si tienes gatos.

Otra vía de infección es el consumo de carnes de abasto crudas o poco cocinadas que contienen el parásito, leche cruda de cabra, huevos crudos o verduras contaminadas. Los insectos que han estado en contacto con los excrementos de un gato infectado pueden contaminar estos productos. Además, el contagio puede ser indirecto, a través de aguas de riego infectadas que no se han higienizado ni por calor ni mediante la acción de un desinfectante adecuado como la lejía.

Esta parasitosis es especialmente peligrosa en el embarazo, ya que cuando una mujer seronegativa (es decir, que no ha entrado en contacto antes con el agente infeccioso) contrae toxoplasmosis durante la gestación, el parásito puede traspasar la barrera placentaria y contagiar al feto. Tanto el riesgo de transmisión como la gravedad de la infección del bebé dependen del momento en el que la madre se contagia. Cuanto más cerca del inicio del embarazo ocurra, menos probable será la infección del embrión, pero más graves serán las consecuencias, incluidas las malformaciones y el aborto espontáneo.

Consejos para evitar contraer la toxoplasmosis

La toxoplasmosis se puede prevenir en muchos casos con unas normas higiénicas básicas y unas sencillas precauciones:

  • Lavarse las manos con jabón antes y después de manipular alimentos.
  • Limpiar y desinfectar de forma regular la nevera, los utensilios y las superficies que se hayan utilizado en la preparación de los alimentos.
  • Pelar o lavar las verduras y frutas que se ingieran crudas con lejía apta para alimentos y aclarar bajo un chorro de agua.
  • En las comidas fuera de casa, es conveniente rechazar los vegetales crudos, en especial, los grupos de riesgo como las embarazadas.
  • Evitar las carnes crudas o poco cocidas. El toxoplasma sucumbe a unos 70ºC, durante unos minutos, por lo que se requiere alcanzar al menos esta temperatura en el interior del alimento.
  • No consumir embutidos y jamón curado durante el embarazo ya que la desecación y otros tratamientos afines en su elaboración no son garantía total de eliminación del parásito.
  • Utilizar guantes para labores de jardinería y manipulación de tierra. Lavarse las manos después de la tarea.

Fuente: Consumer, Altarriba

3 comentarios sobre “Toxoplasmosis y embarazo: Consejos prácticos”

    1
  1. Me parece fatal cómo habeis abordado el tema de los gatos. Los gatos NO son un goco de contaminación y NO son la causa más común de contraer toxoplasmosis. Por culpa de informaciones así, hay muchas familias que abandonan a su gatos cuando se deciden a quedarse embarazados. Creo que deberíais ser más prudentes con estos temas.

    Os leo habitualmente desde hace ya un tiempo y me ha decepcionado mucho leer este artículo.

    Por cierto, yo tengo dos gatos y un bebé precioso y sano de cuatro meses.

    Un poquito de por favor, que os lee mucha gente!.

  2. 2
  3. Eva, siento tu malestar y, como hacemos siempre que llega cualquier tipo de información la contrastamos para corregir nuestro error si fuera necesario. En este caso estábamos citando literalmente a una fuente de conocida solvencia como es Consumer.

    Pero tienes toda la razón y nuestra intención está muy alejada de querer que nadie se deshaga de sus gatos pensando que les puede afectar a su embarazo. Queda corregida por tanto, y os dejamos un link donde podéis encontrar más información al respecto.

    http://www.altarriba.org/animales/su-salud/toxoplasmosis.htm

    Gracias por hacernos llegar la información.

    Un saludo

  4. 3
  5. yo tb he sentido como que le dabais mas importancia al gato que a calentar la carne…pero bueno.Mi ginecologo me ha dicho que puedo consumir jamosn serrano ( siempre que sea de calidad) pero debe estas 2 dias en el congelador,,,lo digo para las futuras mamis que les gusta y que lo van a ver en navidades sobretodo,,,jajaja

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.