Diabetes Gestacional: Pautas de Alimentación

Una de las complicaciones más frecuentes en la mujer embarazada es la Diabetes Gestacional. Ésta se llama así porque es un tipo de diabetes que aparece por primera vez en el embarazo.

Durante el embarazo la mujer tiene que producir hasta tres veces más insulina para mantener un equilibrio en los niveles de glucosa en sangre y si no lo consigue, desencadena en diabetes.

La diabetes gestacional es una complicación del embarazo en la que el tratamiento dietétetico se vuelve una herramienta fundamental.

La diabetes gestacional es una de las complicaciones sanitarias de mayor incidencia en las mujeres embarazadas españolas, ya que entre el 4 y el 7% las embarazadas la han sufrido.

Por ello, es importante vigilar el peso con una dieta saludable y llevar unos correctos hábitos de vida -ejercicio físico, descanso, alimentación, evitar sustancias tóxicas como el alcohol, el tabaco, etc.-.


Estas recomendaciones deben cuidarse más si se está embarazada o se pretende estarlo.

¿Cómo debes alimentarte si padeces diabetes gestacional?

Una vez diagnosticada, el tratamiento adecuado para controlarla y evitar problemas en el feto, se basa en 3 pilares: dieta, ejercicio y, cuando no es posible controlarla con los dos puntos anteriores, es necesario inyectar insulina, ya que los antidiabéticos orales están contraindicados.

La dieta, parte fundamental del tratamiento, debe ser equilibrada. Es decir, que incluya un 50% de carbohidratos, un 20% de proteínas y un 30% de grasas. Se debe distribuir en seis comidas diarias evitando así grandes variaciones en los niveles de glucosa en sangre. Si existe sobrepeso, la dieta deberá ser baja en calorías.

Llevar una dieta variada y equilibrada, rica en fibra, excluyendo los azúcares simples -azúcar, miel, mermelada, chocolate, bollería y similares-, respetar las 4 ó 5 tomas y mantenerse activa, son pautas básicas e imprescindibles para el control de la enfermedad.

El ejercicio físico tiene un papel fundamental en la prevención y tratamiento de la diabetes, ya que mejora el aprovechamiento de los azúcares. En el caso de la diabetes gestacional los más indicados son: nadar, caminar a paso ligero y montar en bicicleta.

Ejemplo de un menú tipo saludable para la diabetes gestacional

La clave para seguir una alimentación equilibrada en caso de diabetes gestacional es reducir los azúcares sencillos y repartir los hidratos de carbono: arroz, cereales y derivados (como galletas, pan, pasta…), legumbres, patatas y frutas, a lo largo de 4 ó 5 comidas diarias.

Hay que escoger los alimentos con menos grasas, elaborarlos de manera sencilla, sin exceso de condimentos, y beber agua abundante, aunque éstos son consejos de dieta equilibrada que han de seguir todas las embarazadas, independientemente de su estado de salud.

-Desayuno: Leche con malta y edulcorante sin calorías. Pan integral con aceite y jamón cocido. Zumo de naranja.
-Almuerzo: Yogur. Pan de cereales y frutos secos.
-Comida: Guisantes con patata, cebolla, zanahoria y espinacas. Trucha al horno con tomate. Pan integral (poco). Fruta o yogur.
-Merienda: Infusión sin azúcar. Pan integral untado con queso.
-Cena: Ensalada de tomate y cebolla. Tortilla de espinacas y champiñones. Pan integral. Fruta o yogur.

IMPORTANTE: La diabetes gestacional debe ser tratada durante todo el embarazo, nunca se debe suprimir o agregar alimentos sin un seguimiento nutricional adecuado.

 Fuente: Consumer Eroski

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.