Diabetes y Alimentación en los niños

La diabetes es una de las enfermedades crónicas más frecuentes en la infancia. Puede afectar a niños de cualquier edad, incluidos párvulos y bebés.

La diabetes tipo 1 es una enfermedad autoinmune que no se puede prevenir. Es la forma de diabetes en niños más común en todo el mundo, afecta a alrededor de 500.000 niños menores de 15 años. Sin embargo, como resultado del aumento de la obesidad y la vida sedentaria, la diabetes tipo 2 está también en aumento rápido en niños y adolescentes (por ejemplo en Japón), la diabetes tipo 2 se ha convertido en la forma más común de la enfermedad en niños.

Síntomas de alerta de la diabetes*

-Necesidad de orinar frecuentemente
-Sed excesiva
-Apetito constante
-Pérdida de peso repentino
-Cansancio extremo
-Falta de interés y concentración
-Visión borrosa
-Vómitos y dolor de estómago (en muchas ocasiones se confunde con gripe

*En niños con diabetes tipo 2 estos síntomas pueden darse poco o nada.

Alimentación en el niño diabético. Pautas generales

Las necesidades para un adecuado desarrollo del niño con DM1 son las mismas que las del niño sano. Los objetivos van a ser:

-Prevenir las hipoglucemias
-Minimizar las hiperglucemias
-Evitar las hiperglucemias accidentales (transgresiones, fundamentalmente por ingestión de dulces y golosinas).
-Mantener un crecimiento y desarrollo adecuado. Para ello debemos orientar a la dieta equilibrada, en la que se debe implicar a todos los miembros de la familia.

Los principios fundamentales son:

-Regularizar los horarios de comidas
-Reparto de las comidas en 5-6 tomas al día. No saltarse comidas ni picar entre comidas
-Evitar los hidratos de carbono de absorción rápida
-Restringir las grasas
-Aportar fibra
-Evitar los productos “para diabéticos”
-No se restringe el consumo de frutas, que administradas tras las comidas no alteran sustancialmente la glucemia.
-Para el aporte de fibras se recomienda las verduras y legumbres

Hay que individualizar el plan de alimentos para adecuarlo a los hábitos y costumbres de la familia. Es importante insistir en el horario de comidas, que debe ser similar cada día, compatible con su estilo de vida y teniendo en cuenta la actividad física.

Siempre os insistimos en la importancia de hablar con vuestro pediatra y transmitirle todas las dudas que tengáis respecto a la alimentación de vuestro hijo. En los casos en los que los niños tienen algún trastorno que afecta a su alimentación, como es el caso de la diabetes, ésto se vuelve doblemente importante. Esta web pretende ser únicamente informativa, pero en ningún caso sustituye las recomendaciones de vuestro médico.

Fuente:Worlddiabetesday.org, cica.es

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.