Dulces para niños, ¿son necesarios?

El  dulce se asocia siempre a sensaciones placenteras, de seguridad y de consuelo, ya que es el primer alimento que recibimos cuando nacemos, el dulzor de la leche.

A casi todos los niños les gusta el dulce, y los padres se preguntan qué deben hacer al respecto. La respuesta es no negárselos pero con moderación.

Os explicaré qué aportan los dulces a los niños, sus beneficios y sus contras.

Los dulces provocan una energía inmediata y eso en  edad de crecimiento y desgaste físico es esencial.

Hasta el año de edad no debéis ofrecerles azúcar, miel, chocolate, chuches… y mi recomendación es que empecéis cuanto más tarde mejor. Sobretodo intentad evitar refrescos y chucherías. Aparte del azúcar que contienen, las bebidas de cola  son ricas en cafeína y fósforo (el fósforo compite con el calcio para absorberse), por tanto, son descalcificantes y nada recomendables.

EL AZÚCAR.

El azúcar proporciona energía inmediata. El cerebro, los músculos y todos los tejidos del cuerpo necesitan glucosa para funcionar correctamente. Por eso notamos debilidad y torpeza mental cuando nos falta.

Es un alimento con calorías vacías, es decir, aparte de la energía no aporta mucho más. Es cierto que el azúcar integral aporta más vitaminas y minerales que el blanco, pero son insignificantes.

El azúcar hace agradables algunos alimentos y contribuye a que los niños los coman. Por ejemplo, si un zumo de naranja o un yogur natural están muy ácidos, podremos mejorar el sabor con un poquito de azúcar. Aunque yo soy partidaria de no agregar azúcar en principio y que se acostumbren al sabor natural de los alimentos.

También aumenta las calorías en la dieta de niños inapetentes y evita la cetosis, impidiendo la movilización de grasas. Por eso suele darse cuando los niños tienen acetona.

LA MIEL

La miel contiene azúcar, colorantes naturales, albúminas, ácidos orgánicos, minerales (en pequeña cantidad), enzimas y  aminoácidos.

Tiene efectos cicatrizantes.

Alivia la irritación de garganta, faringitis y amigdalitis.

Tiene propiedades antibióticas e impide el desarrollo de microorganismos, es bactericida.

Tiene acción expectorante y antitusígena.

En caso de estreñimiento se puede tomar sustituyendo al azúcar.

EL CHOCOLATE

El chocolate es uno de los productos naturales más ricos en minerales. También es rico en grasa (la manteca de cacao).

Según el tipo de chocolate variará su contenido en azúcar, calorías y grasa (negro, blanco, con leche, con frutos secos…).

Como hemos dicho contiene muchos minerales, principalmente hierro, magnesio y potasio. Si es chocolate con leche también contiene calcio.

Por su contenido en grasa e hidratos de carbono es un alimento muy calórico.

El chocolate es vegetal, así que aunque su grasa es saturada no contiene colesterol.

Se debe valorar la tolerancia de cada persona hacia el chocolate, ya que puede producir alergia, erupciones cutáneas o molestias intestinales.

La afeniletilamina, es una molécula que contiene el chocolate y que produce efectos psicoestimulantes y antidepresivos.

También contiene teobromina, una sustancia estimulante pero menos excitante que la cafeína del café o la teína del té.

Su contenido en triptófano favorece la producción de la serotonina que es el neurotransmisor que produce felicidad.

Si podéis elegir, ofrecedles chocolate negro, como he comentado antes, hay que educar el paladar. Si empezáis a ofrecerles chocolate con leche les costará pasar al negro, así que es mejor empezar por el negro (menos dulce). Este tipo de chocolate tiene menos grasa y es más antioxidantes (los flavonoides del cacao).

El chocolate blanco no es chocolate, lleva manteca de cacao, leche, azúcar y lecitina pero carece de cacao. Es prácticamente grasa y azúcar, así que es la última opción a elegir.

LAS FRUTAS SECAS.

Sin duda, la mejor alternativa. Dátiles, orejones, pasas, ciruelas, higos… Muy ricas en minerales y fibra.

Mejoran el estreñimiento y el colesterol por su contenido en fibra.

El azúcar que contienen se libera lentamente proporcionando energía constante.

Tened en cuenta que 5 higos secos ocupan menos que 5 frescos pero tienen el azúcar y las calorías concentradas, por tanto mejor no abusar.

 

Hay que tener en cuenta que pasteles, brioches, bebidas, mermelada, galletas, crema de chocolate, yogures azucarados, flanes, natillas, kétchup, conservas, caramelos, chucherías, comida precocinada…también contienen azúcar.

Tenéis que dar prioridad a dulces que les aporten algo más que calorías. Por ejemplo, este flan de queso, esta tortilla de chocolate o ahora que llega el buen tiempo, este helado de plátano, nueces y chocolate. ¡Muy nutritivos!

¿Dulces? Sí, pero siempre con moderación, dentro de una dieta equilibrada y una actividad física adecuada. Es muy importante que en la dieta de los niños no haya  un exceso de dulces, ya que podría comportar caries y sobrepeso.

Imágenes: PIYOYI, hilcias, cebaman, John Loo y davidrossharris.

Sílvia

Soy Diplomada en Dietética y Nutrición, especializada en Nutrición y Obesidad y Alimentación infantil y adolescente. Mi experiencia como nutricionista y madre de 2 niños me permiten asesoraros en Pequerecetas.

3 comentarios sobre “Dulces para niños, ¿son necesarios?”

    1
  1. yo creo que no tienen que comer tantos dulces al mio le doi 2 veces por semana

  2. 2
  3. soy animadora infantil, os podeis imaginar a cuantas fiestas de cumples y eventos asisto!!!! un montón como profesional y como madre también!!!

    Deciros que todos los niños coinciden en escoger el sandwich de nocilla, y luego por supuesto la piñata, o algodón de azucar, o bolsita de chuches…. yo creo que es escesivo!!!. Seria mucho mas original y desde aqui os propongo batidos o brochetas de fruta, fuente de chocolate, piñata tradicional con juguetitos, y por supuesto un buen pastel donde soplar las velitas!!! me equivoco???

  4. 3
  5. Me gusta la página, tengo un nieto de 5 años y le gustan los platos sabrosos.

¡Animate! Deja tu comentario...

  1. (requerido)
  2. (email valido requerido)
  3. (requerido)