Cómo limpiar el horno [fácil y rápido]

Limpiar el horno sin esfuerzo

Limpiar el horno es una de las «pesadillas» de la cocina: la incomodidad de tener que plegarse y prácticamente meterse dentro para limpiarlo hace que muchos de nosotros no lo hagamos con la frecuencia necesaria, y es un error: la grasa se incrusta y luego es mucho más difícil de limpiar. Ya… pero una vez que el daño está hecho, ¿cómo limpiar el horno a fondo?

En este post vais a encontrar información para limpiar el horno con productos naturales; os podemos asegurar que funcionan tan bien como la mayor parte de los productos limpiahornos que se encuentran normalmente en comercio, son más económicos y no dejan olores extraños en el horno. Seguro que ya tenéis en casa todo lo que necesitáis para limpiar el horno ¡y dejarlo como nuevo!

Cómo limpiar el horno muy sucio

Cuando la grasa se va quemando en el horno, forma una costra oscura difícil de remover, seguramente imposible con un producto desengrasante normal, de los que usamos para la limpieza diaria. Pero hay productos naturales (o químicos pero de uso casero como el bicarbonato) que se usan de toda la vida por su poder desengrasante.

Vamos a ver  cómo limpiar el horno sin esfuerzo (o con mucho menos del previsto) usando productos que seguro tenéis en casa:

Cómo limpiar el horno con bicarbonato

El bicarbonato de sodio es un producto estrella en la limpieza del hogar. El modo más eficaz de utilizarlo para limpiar el horno es preparar una pasta algo líquida, mezclando el bicarbonato con un poco de agua. Nos debe quedar con la consistencia de una bechamel. Vamos a ponernos guantes para proteger la piel, y otra precaución es que el horno debe estar frío.

Con un cepillo o estropajo de cocina, vamos a distribuir muy bien esta pasta por todo el horno, procurando que nos quede una capa fina de la pasta de bicarbonato en toda la superficie. Dejamos así por unas 12 horas, o durante toda la noche. Pasado este tiempo, preparamos una solución de vinagre blanco y agua (mitad y mitad), la ponemos en un pulverizador y pulverizamos todo el horno. La reacción química entre el vinagre y el bicarbonato producirá una espuma ligera, que vamos a aclarar con un paño mojado.

Es importante aclarar muy bien, retirando primero la grasa y luego volviendo a pasar un paño húmedo limpio, porque de lo contrario al encender el horno veremos que nos han quedado marcas blancas. Si el horno está muy sucio, es probable que tengáis que restregar en las zonas donde la grasa está más incrustada.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR> Usos del bicarbonato en la cocina

Limpiar el horno con limón

Cómo limpiar el horno muy sucio

El limón tiene propiedades antisépticas y antibacterianas, que además de librar a nuestro horno de grasa, lo dejarán libre de olores. Así que este método es ideal cuando cocinamos por ejemplo pescado al horno. Vamos a ver cómo limpiar el horno con limón:

Exprimimos 3 o 4 limones, ponemos el zumo dentro de una fuente apta para horno, con las mitades de limón exprimidas dentro. Encendemos el horno a unos 200°C, ponemos la fuente con el zumo de limón dentro y lo dejamos por unos 30 minutos, o hasta que el zumo se evapore. Apagamos el horno, dejamos entibiar unos minutos para no quemarnos, y con un paño humedecido en agua retiramos la grasa que se habrá aflojado.

En caso de que el horno tenga mucha grasa incrustada, este método es menos eficaz que el de bicarbonato y vinagre.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR> 9 usos de la piel de limón en la cocina

Limpiar el horno con vinagre

Cómo limpiar el horno

El vinagre tiene propiedades desinfectantes al igual que el limón, pero tiene el problema del olor. Tiene la ventaja de ser un método rápido. Ponemos vinagre blanco en un pulverizador y rociamos todo el interior del horno. Luego lo encendemos a unos 100°C y lo dejamos que se caliente por unos 20 minutos. Pasado este tiempo retiramos la suciedad con un paño humedecido.

Te dejamos otra opción: Preparamos una pasta con 1 taza de vinagre blanco y 1/4 de detergente de lavadora en polvo (el de la ropa). Calentamos el horno a 180ºC por 5 minutos, apagamos, y extendemos esta pasta en las paredes del horno, especialmente en las zonas con la suciedad más difícil. Dejamos reposar una hora, y luego removemos delicadamente con una espátula. Aclaramos y repasamos con un paño o esponja humedecida en vinagre puro, para evitar que la grasa se pegue de nuevo.

Te van a sorprender estos trucos de cocina con vinagre.

Trucos para limpiar el horno a fondo

Hemos visto 4 recetas, con tres materiales caseros, para limpiar el horno sin esfuerzo. Ten en cuenta estos consejos, que te servirán con cualquiera de los métodos que escojas:

  1. Estos consejos son válidos tanto para hornos tradicionales eléctricos o a gas, como para hornos microondas.
  2. Deja actuar el producto que hayas escogido por el tiempo indicado, como mínimo.
  3. Después del tiempo de reposo, debes aclarar muy bien, usando uno o más paños húmedos y aclarándolos continuamente en un cubo con agua tibia. Si el paño se engrasa demasiado, cámbialo, y lo mismo vale para el agua.
  4. Asegúrate de haber retirado completamente el producto. Después de que hayas retirado toda la grasa, vuelve a lavar con agua y jabón lavavajillas.
  5. Si la grasa de tu horno está muy incrustada, puede que tengas que repetir la operación, y también restregar con un estropajo metálico en las partes más difíciles.
  6. Sabemos que es duro, pero después de haber limpiado el horno a fondo, tómate el trabajo de limpiarlo cada vez que lo uses, sobre todo cuando cocinas comidas que salpican, como las carnes. Después de cocinar, y una vez que el horno se haya templado, solo tendrás que repasarlo con un estropajo de cocina y agua tibia con jabón lavavajillas. Así lo mantendrás  libre de grasa y no tendrás que volver a restregar incrustaciones difíciles.
  7. Si la suciedad es realmente difícil, puede que ni estos consejos, ni un limpia hornos de los que se consiguen normalmente en comercio os permita limpiar el horno sin tener que trabajar muchísimo. Si es este vuestro caso, os recomendamos este producto que hemos probado y da un resultado extraordinario sin tener siquiera que restregar y sin olores fuertes. Es un gel que se aplica con un pincel, con guantes y con cuidado de no salpicar. Se deja actuar media hora, y luego con un paño se retira, y el horno queda como nuevo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.