Kombucha (cómo hacer té Kombucha casero) | PequeRecetas

Kombucha (cómo hacer té Kombucha casero)

Pin It Por
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas | 3 votos
Cargando...
Cómo hacer té kombucha

La kombucha está de moda pero ¿sabes qué es? El té de kombucha es una bebida probiótica que promete grandes beneficios para la salud, sobre todo para regular la flora intestinal, y pisa fuerte entre quienes siguen las tendencias de alimentación saludable y natural.

Aunque se ha puesto de moda hace relativamente poco, el kombucha tiene una historia milenaria, existen escritos que hablan de hongos de té ya en el 206 a.C. ¿Hongos de té? Aunque te parezca raro así es, se trata de una bebida fermentada, como el tal vez más famoso kéfir.

Pero vamos paso a paso, porque además de contarte como hacer té kombucha y cuáles son sus beneficios, te vamos a explicar paso a paso cómo hacer kombucha casera.

Receta de té Kombucha casero

Kombucha casera

Ingredientes

  • 24 g de té negro o verde natural (sin añadidos)
  • 3 litros de agua filtrada
  • 240 g de azúcar de caña
  • 1 SCOBY (Symbiotic Culture OBacteria and Yeast)
  • 1 vaso de kombucha (si es la primera vez que haces puedes usar una envasada, sin saborizar)

Para saborizar

  • zumos de fruta naturales (así lo hacemos nosotros)
  • fruta fresca
  • hierbas, especias, etc.

Utensilios

  • Un bote de cristal grande (3 litros de capacidad)
  • un trozo de tela de tejido tupido, limpia.
  • botellas de cristal para el envasado
  • colador para el té o infusor
  • un bote de cristal más pequeño para conservar el scoby

Cómo hacer té de kombucha

  • Ponemos a hervir 1 litro del agua, y cuando hierva apagamos el fuego, incorporamos el té en un difusor (si no lo tienes lo echas directamente dentro el agua y luego cuelas). Dejamos reposar 10 minutos.
  • Pasados los 10 minutos quitamos el difusor o colamos el té, añadimos el azúcar y removemos hasta que disuelva completamente. Añadimos el resto del agua, mezclamos, tapamos y dejamos enfriar hasta que esté a temperatura ambiente.
  • Vertemos el té azucarado en el bote de cristal grande. Añadimos el scoby y el vaso de kombucha y cubrimos con el trozo de tela sujetado con un elástico.

Primera fermentación

  • Escoge un lugar bien ventilado, sin luz solar directa y donde se mantenga una temperatura más o menos constante (por ejemplo no lo pongas sobre el horno). La temperatura ideal es algo cálida, entre 21 y 26°C, pero fermentará de cualquier modo a temperaturas más bajas, solo necesitará más tiempo.
  • El tiempo total de la fermentación depende de varios factores: la temperatura, el oxígeno que recibe (por eso no debemos tapar herméticamente el frasco) y también la cantidad. Te aconsejamos dejar fermentar tu té entre 10 y 15 días. Veremos cómo se ha formado un nuevo scoby en la superficie.
  • A partir del 10 día podéis comenzar a probar vuestra bebida, insertando una pajita por un costado del bote y sumergiéndola lo más al fondo que podáis.  Luego tapáis con un dedo el orificio superior de la pajita, la retiráis y echáis el líquido que habéis atrapado en un vaso. Probadla para ver si ya es de vuestro gusto. Hay personas que hacen una fermentación más larga, y otras más corta. Menos fermenta, más dulce es (y contiene más azúcar). Más tiempo pasa, más ácido es su sabor. Algunas personas usan tiras medidoras del PH para saber cuándo está listo, la medida que buscamos es entre 2,6 y 4.
  • Cuando nuestra kombucha tenga el sabor deseado, podemos dar por terminado el proceso, ya estará lista para beber. Retiramos los scobys (siempre con las manos bien limpias) y los ponemos en otro frasco de cristal con kombucha para que se mantengan. Es posible que se haya formado por debajo del scoby una sustancia algo densa y oscura, no os preocupéis, son levaduras. Se pueden beber, pero si os da reparo es suficiente colarlo.
  • Embotellamos en botellas de cristal con cierre hermético (por ejemplo botellas de cerveza artesanal) y las tenemos en la nevera listas para beber. O podemos saborizarla en un segundo fermentado.

Segunda fermentación (opcional)

  • Si queremos saborizar nuestra bebida vamos a poner un fondo (tres dedos aproximadamente) de zumo natural de la fruta que queramos, y luego terminamos de rellenar con el kombucha, dejando siempre un poco de espacio arriba.
  • Tapamos y volvemos a poner las botellas en el lugar que hemos escogido para la fermentación, esta vez por 7-10 días.
  • Luego las ponemos en la nevera para detener la fermentación, y ya estarán listas para beber.

Cómo conservar el té de Kombucha

Recuerda que la kombucha tiene bacterias que están vivas, y para que sigan así y aporten sus beneficios tenemos que mantener nuestra kombucha en la nevera. Y dura muchos días, muchos más del tiempo que tardaréis en consumirla.

Como cualquier bebida fermentada tiene gas, y este gas se pierde si dejamos entrar aire en la botella. Así que si os gusta con mucho gas comportaros como con la cerveza, si en cambio preferís una bebida menos gasificada, usad botellas de cuello ancho o dejadlas semi-destapadas.

Qué es el Kombucha

El té kombucha es una bebida fermentada que se obtiene a base de té negro o verde endulzado y fermentado por la acción de una colonia de bacterias y levaduras.

Esta colonia fermenta el té porque al alimentarse de la sacarosa que contiene, la transforma en  alcohol etílico,  ácido acético y anhídrido carbónico que quedan también disueltos en el líquido.

Al igual que el yogur, el chucrut o el kéfir, es un alimento probiótico, porque contiene microorganismos vivos destinados a mantener o mejorar las bacterias “buenas” (microbiota normal) del cuerpo.

Origen del kombucha

En cuanto al origen de esta bebida, es materia de discusión. Algunas fuentes creen que su origen podría ser chino; ya en el año 206 a.C. se menciona al hongo de té en algunas escrituras. Pero una leyenda cuenta que en alrededor del año 400 un médico coreano llamado Kombu salvó al emperador japonés Inkio, que estaba gravemente enfermo, haciéndole beber el «té de Kombu»

Lo cierto es que el té se extendió desde China hacia otros países vecinos gracias a los manchures, de allí que en Rusia, India, Japón, etc se conozca como hongo manchuriano.

Qué es el scoby para kombucha

Scoby para kombucha

Este nombre tan gracioso es en realidad un acrónimo: Symbiotic Culture OBacteria and Yeast (Cultivo Simbiótico de Bacterias y Levaduras). Y es que el scoby de kombucha no es otra cosa que el hongo, o mejor dicho la colonia de bacterias y levaduras que fermenta la bebida.

Tiene un aspecto muy peculiar: un disco gelatinoso que se forma en la superficie del líquido. Al igual que sucede con otros organismos vivientes que utilizamos en la cocina, como por ejemplo la masa madre, hay que mantenerlo y alimentarlo para poder usarlo para seguir haciendo kombucha. Es decir que hay que reservar parte de la bebida que hemos elaborado para mantener en ella nuestros scoby.

¿Y dónde se consigue el scoby para comenzar? Pues lo más sencillo es encontrar a alguien que ya prepare su kombucha casero y que te regale uno. Pero si no conoces a nadie, lo puedes comprar online aquí.

Crear un «hotel» para tu scoby

Como hemos visto, cada vez que hacemos kombucha se crea un scoby nuevo, y también el viejo sigue sirviendo, por lo que tendremos siempre más. Pero para que sigan cumpliendo su función es imprescindible mantenerlos del modo debido. Para esto vamos a crear lo que se llama un hotel para scobys. Ponemos los scobys que tengamos en un bote de cristal, los cubrimos con kombucha pura (sin saborizar), los tapamos con una tela sujetada con un elástico, y guarda el bote en un lugar reparado de la luz del sol, a temperatura ambiente (entre 18°C y 30°C).

Duran muchísimo tiempo, pero es bueno controlarlos de vez en cuando. Si tienen moho habrá que tirarlos. Si le salen manchas negras, significa que nuestro scoby ha muerto, también habrá que tirarlos. Cada vez que preparemos un nuevo lote de kombucha, vamos a añadir un poco al hotel. Si lo hacemos de forma habitual nuestros scobys estarán siempre bien alimentados. Las levaduras que se formarán (esa sustancia oscura y densa de la que hemos hablado antes) son importantes y útiles, pero iremos quitando de vez en cuando el exceso.

¿A qué sabe el kombucha?

Es una bebida efervescente, con un sabor ligeramente ácido, que se acentúa cuanto más aumenta el tiempo de fermentación. Es algo dulce pero en realidad, a pesar de que veréis que se utiliza mucho azúcar, este sirve sobre todo a alimentar a la colonia de bacterias y levaduras, por lo que la cantidad final de azúcar que consumiremos es baja (cuanto más tiempo fermenta menos azúcar tendrá la bebida). Además se puede saborizar, añadiendo por ejemplo zumo de fruta natural, o trozos de fruta fresca, especias, etc.

Hay algo fundamental que hace falta aclarar y tienes que saber: la kombucha contiene alcohol, aunque en baja proporción (menos del 0,5%). Y siendo un té fermentado, también contiene cafeína. Por ello no una bebida recomendable para niños, embarazadas y otras personas que por diferentes motivos no puedan tomar alcohol o cafeína.

¿Es seguro el kombucha casero?

Sí, si tomamos ciertas precauciones muy sencillas. La acidez y el alcohol de la bebida fermentada limitan el crecimiento de otros microorganismos que podrían contaminarla, pero para que esto suceda tenemos que tomar ciertos recaudos:

  • La higiene: tenemos que evitar de introducir otras bacterias ajenas al proceso, por lo que importante lavarse bien las manos, y lavar y enjuagar muy bien todos los utensilios que entrarán en contacto con el scoby. Es suficiente agua caliente y jabón (nunca lejía), pero teniendo la precaución de enjuagar muy pero muy bien cualquier resto. También puedes usar vinagre blanco destilado.
  • El agua: tiene que ser filtrada, no directamente del grifo porque contiene sustancias como el cloro o el flúor que perjudican la fermentación. Tiene que ser lo más pura posible, incluso agua mineral siempre que sea baja en contenido de minerales.
  • Recipientes: tienen que ser de cristal, son los únicos que garantizan que no haya contaminación.

Cómo saber si la kombucha está en mal estado

Tendrás que tirar tu kombucha si:

  • Se ha formado moho. Significa que se ha contaminado con alguna bacteria, y en este caso tendrás que desechar tanto la bebida como el scoby.
  • Si el sabor no es bueno. Es normal que sea algo ácida pero dulce al mismo tiempo. Si tiene mal sabor o huele mal, tírala.

Té Kombucha qué es

Propiedades del té kombucha y beneficios para la salud

Ya hemos visto con lujo de detalles qué es el té kombucha y cómo se hace, pero ¿cuáles beneficios nos aporta su consumo? Lo primero que hay que aclarar es que se dicen muchas cosas con respecto a sus propiedades, pero existen estudios científicos con resultados contrastantes sobre su eficacia en algunos casos. Por eso vamos a concentrarnos en los beneficios científicamente comprobados:

Poder probiótico

Contiene ácido láctico, un probiótico que: ayuda a digerir los alimentos; a mantener el equilibrio de la flora intestinal y la flora vaginal; interviene en la síntesis de vitaminas del grupo B; mejora la absorción del calcio; mejora y regula el tránsito intestinal y, en general, fortalece el sistema inmune. Un estudio publicado en «Food Microbiology» destaca la presencia de ácido láctico con potenciales funciones probióticas en la kombucha.

Antioxidante

Especialmente cuando se hace con té verde, es rica en antioxidantes. Es que el té verde es un concentrado natural de antioxidantes, sobre todo bioflavonoides polifenoles. Nuestro organismo necesita antioxidantes para frenar el envejecimiento celularfavorecer la regeneración de los tejidos y contrastar los radicales libres, que pueden ser responsables de enfermedades degenerativas.

Entre los antioxidantes presentes en el té, se destaca la EGCG (epigalocatequina galata), uno de los antioxidantes más potentes que existen.

Antibacteriano

El ácido acético, que es la principal sustancia que se produce durante la fermentación y es responsable del sabor ácido, tiene el poder de eliminar microorganismos potencialmente dañinos. El ácido acético está presente también en el vinagre, y sus propiedades antibacterianas son ampliamente conocidas. Estas propiedades han sido señaladas en un estudio publicado en «Journal of Agricultural Food Chemistry».

Salud cardíaca

Una investigación científica ha demostrado como el consumo de kombucha puede regular el colesterol LDL (el llamado malo) y el HDL (el bueno). Además como hemos dicho tiene propiedades antioxidantes que protegen a las partículas de colesterol LDL de la oxidación, algo que se cree pueda contribuir a disminuir el riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares.

Contraindicaciones del té kombucha

En reglas generales, en personas sanas y con un consumo moderado, no tiene contraindicaciones. Pero hay que tener en cuenta que la para que mantenga sus propiedades la kombucha no se pasteuriza, lo que significa que contiene millones de bacterias vivas. Por eso en caso de enfermedades inmunitarias o intestinales o durante el embarazo y la lactancia su consumo debe ser aprobado por el médico.

También hemos dicho que aunque muy poca, contiene algo de azúcar, y la cantidad es imposible de medir en la bebida casera. Por este motivo las personas diabéticas o con cualquier patología en la que deban controlar el consumo de azúcar deberían evitar la kombucha casera.

Recordamos también que contiene algo de alcohol, muy poco (menos del 0,5%), pero de nuevo la cantidad exacta es imposible de medir de forma casera. Por eso no recomendamos su consumo para los niños.

Ahora sí que lo sabes absolutamente todo sobre el té de kombucha. ¿Te animas?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Antes de enviar la solicitud debes leer la información básica sobre protección de datos aquí

Kidealia Media SL te informa de que los datos de caracter personal que nos proporciones rellenando el presente formulario seran tratados por Kidealia Media SL como responsable de esta web. La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos es para gestionar la solicitud que realizas en este formulario de contacto. Legitimacion: Consentimiento del interesado.


Como usuario e interesado te informamos que los datos que nos facilitas estaran ubicados en los servidores de Cyberneticos Hosting SL (proveedor de hosting de Kidealia Media SL) dentro de la UE. Ver política de privacidad de Cyberneticos. El no introducir los datos de caracter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podra tener como consecuencia que no podamos atender tu solicitud. Podras ejercer tus derechos de acceso, rectificacion, limitacion y suprimir los datos en info@kidealia.es asi como el derecho a presentar una reclamacion ante una autoridad de control. Puedes consultar la informacion adicional y detallada sobre Proteccion de Datos en nuestra pagina web: pequerecetas.com, asi como nuestra politica de privacidad.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.