Las albóndigas con sepia que vas a querer hacer

albondigas con sepia receta

Estas albóndigas con sepia es una receta fácil de hacer, que estoy segura que te va a sorprender por su sabor. Se trata de un clásico plato de mar y montaña que sorprendentemente une sus diferentes sabores maravillosamente bien, porque os aseguro que estas albóndigas con salsa están para chuparse los dedos.

El origen de las albóndigas con sepia es Catalunya, donde las populares “mandonguilles o pilotilles amb sípia” se preparan de forma habitual. Lo que es cierto es que este plato, como todas las recetas populares, tiene múltiples variantes, y en cada casa se prepara de una forma y tienen sus truquillos.

Los guisantes por ejemplo son un ingrediente habitual, aunque nosotros no lo hemos utilizado, porque a mi hijo no le gustan mucho, pero si os gustan podéis añadirlos porque le dan un sabor especial.

También el majado que lleva varía, añadiendo en ocasiones almendras, avellanas o incluso piñones, que se utilizan para espesar la salsa y darle un sabor especial, incluso a veces se utiliza chocolate negro. El vino que se añade a la salsa puede ser tinto o blanco, la carne de las albóndigas puede incluir canela… Como os decimos hay infinidad de variantes, y todas buenas.

Nosotros hemos optado por una versión de la receta fácil, que no por ello queda menos deliciosa, os lo aseguro, porque esta receta de albóndigas con sepia está para mojar pan y dejar el plato limpio.

Albóndigas con sepia

Ingredientes:

Para hacer las albóndigas:

  • 400 g de carne picada (de ternera y cerdo, mezclada al 50%)
  • 1 huevo
  • 2 dientes de ajo picado
  • Miga de pan remojada en leche
  • sal y pimienta
  • una pizca de canela (opcional)
  • Harina para rebozar las albóndigas

Para la salsa con sepia:

  • 2 Sepias medianas
  • Aceite de oliva
  • 1 cebolla mediana
  • 2 cucharadas de salsa de tomate
  • ½ vaso de vino blanco
  • 1 vaso de caldo de pescado o de agua

Para la picada:

  • 2 rebanadas de pan frito
  • 1 puñado de almendras o avellanas
  • 2 dientes de ajo

albondigas con sepia receta

Cómo hacer unas albóndigas con sepia

Hacemos las albóndigas

En un bol amplio ponemos la carne picada, 1 huevo batido, la miga de pan mojada en leche y bien escurrida, los dos dientes de ajo picados (a los que previamente les habremos quitado el brote central para evitar que repita), perejil, sal y pimienta, y, opcionalmente, podemos añadir una punta de canela molida. Mezclamos bien todos los ingredientes.

Con las manos mojadas para evitar que se nos peguen, hacemos bolitas del mismo tamaño, que después pasamos por harina. Freímos las albóndigas por tandas en una sartén con ocho cucharadas de aceite durante unos minutos hasta que se doren, sacamos y ponemos sobre papel absorbente para eliminar el exceso de aceite. Reservamos.

En caso de que queramos incorporar los guisantes, en la misma sartén los salteamos durante unos minutos y reservamos también.

Preparamos la salsa con la sepia

Limpiamos bien la sepia y la cortamos en trocitos pequeños. Ponemos una sartén a calentar y echamos la sepia, cuando se evapore el agua ponemos un poquito de aceite y la freímos unos minutos hasta que cambie de color. Sacamos y reservamos.

En la misma sartén echamos la cebolla picada y sofreímos hasta que cambie de color, luego incorporamos l1/2 vaso de vino blanco y cocinamos durante 5 minutos para que se evapore el alcohol. Incorporamos las dos cucharadas de salsa de tomate, la sepia que teníamos reservada, un vaso de caldo de pescado o de agua, y salpimentamos.

La picada para la salsa

En un mortero ponemos dos dientes de ajo picados (sin el brote central para evitar que repita), las rebanadas de pan, las almendras peladas o las avellanas y algo de líquido de la salsa para ligarlo todo.

Incorporamos todos los ingredientes

Incorporamos a la salsa junto a la sepia, la picada y las albóndigas (es el momento de incorporar también los guisantes). Removemos con cuidado para mezclar bien todos los sabores y dejamos cocinar durante unos 15-20 minutos a fuego medio-bajo. Rectificamos de sal y servimos bien caliente.

receta albondigas con sepia

Algunos datos sobre el guiso de albóndigas con sepia

  • Las albóndigas se elaboran con carne de cerdo y de ternera. La carne de cerdo es rica en grasas monoinsaturadas y contiene altas cantidades de ácido oleico, además es rica en hierro, zinc y fósforo, así como vitaminas del grupo B. La carne de ternera añade proteínas y minerales como el potasio, hierro, calcio, magnesio o zinc.
  • En cuanto a la sepia, el otro ingrediente estrella de este plato, se trata de una fuente de proteínas de alto valor biológico, es un pescado rico en yodo, hierro, zinc, magnesio y vitaminas A, B1, B2, B6 y D
  • En resúmen, las albóndigas en salsa con sepia es un plato completo, cuyo aporte de nutrientes es muy variado. No obstante conviene consumirlo moderadamente ya que su aporte calórico es elevado.

Trucos para hacer un guiso de albóndigas y sepia diferente

  • Utiliza ingredientes de calidad. Si puedes compra tú mismo las piezas de carne y pide a tu carnicero que te las pique en el momento. Es importante utilizar carnes que tengan algo de grasa para que las albóndigas no queden secas, por eso se utiliza también carne de cerdo.
  • Si añades a la carne de las albóndigas una pizca de canela le aportará un sabor especial. También el ajo y el perejil son dos ingredientes imprescindibles.
  • En lugar de salsa de tomate puedes utilizar dos tomates rallados que se fríen junto a la cebolla.
  • Para hacer unas albóndigas jugosas y tiernas cuando las frías hazlo ligeramente, tan solo para dorarlas, porque se terminarán de hacer en la salsa. Es importante incorporarlas en la salsa cuando todavía está líquida, antes de que espese, porque así se transferirá el sabor de la salsa a las albóndigas y viceversa, resultando en una carne jugosa y llena de sabor.
  • En la picada para la salsa es donde sobre todo residen las diferencias en esta receta, ya que en algunos casos se añaden unas hebras de azafrán, en otros casos se le añade una onza de chocolate negro, y los frutos secos varían entre almendras, avellanas o piñones, aunque las primeras son las más habituales.
  • El espesor de la salsa va en gustos, a nosotros personalmente nos gusta la salsa muy espesita, por eso solo echamos un vaso de líquido junto al vino blanco, pero si te gusta más espesa tipo guiso de cuchara puedes incorporar más líquido.
  • Para acompañar le va muy bien el arroz blanco, si quieres saber cómo hacer un arroz de 10 mira en la receta de abajo.

También te pueden gustar estas recetas:

Cómo hacer arroz blanco perfecto paso a paso

Albóndigas en salsa, ¡la mejor receta!

¡Animate! Deja tu comentario...

  1. (requerido)
  2. (email valido requerido)
  3. (requerido)