Cómo hacer masa quebrada paso a paso

masa quebrada

La masa quebrada es una de esas recetas básicas que nos pueden servir para muchísimas preparaciones, sean dulces o saladas. Claro que podemos comprar la plancha ya hecha, pero os aseguro que el sabor de la masa casera no tiene ni punto de comparación. Es una receta sencilla y es por ello que la incluimos en nuestra sección cocina fácil: masa quebrada.

Ya sabéis que en nuestra sección Cocina Fácil de la A a la Z tratamos de ayudar a los principiantes aclarando todas las dudas sobre los procedimientos y las recetas más básicas de la cocina. Ha llegado el momento de aprender a hacer la masa quebrada, ¿nos acompañáis?

Masa quebrada

La masa quebrada, como ya su nombre nos permite adivinar, es un masa quebradiza que se trabaja poco justamente para que conserve esta propiedad. Puede usarse sea en recetas dulces o saladas –como la tarta salada de tomate y tres quesos que vemos en la imagen– usando azúcar o sal según la necesidad. Siendo tan versátil, es una receta básica que todos los aprendices o aspirantes cocineros deberían saber. Hay muchas recetas diferentes, según el uso que se le quiera dar o el cocinero que la prepare. Veremos una receta sencilla y bastante básica, que se adapte a todos los usos que le queráis dar.

Cómo hacer masa quebrada

Ingredientes

  • 125 g de mantequilla o margarina fría en cubitos
  • 250 g de harina de fuerza
  • 1 huevo
  • 2 cucharadas de agua
  • sal a gusto, o una pizca de sal y 50 g de azúcar glass si queréis una masa dulce

Procedimiento

Colocamos la harina en un bol, con la mantequilla o la margarina, y vamos mezclando con la punta de los dedos, desmigando la mantequilla o margarina junto con el harina, sin usar las palmas de las manos para que no se ablande demasiado. Nos quedará una especie de arenilla. En ese momento agregamos el huevo, el agua y la sal (o azúcar glas), y trabajamos hasta que podamos formar una bola, sin amasar en exceso. Tapamos el bol con papel film y llevamos la masa a la nevera por una media hora.

Cómo hacer masa quebrada

Pasado este tiempo de reposo, la estiraremos con el palote sobre una mesa de trabajo ligeramente enharinada. Cuando hemos obtenido un disco del tamaño del molde que vamos a usar (estas cantidades son para un molde de 28 cm. de diámetro), y unos 4–5 mm. de espesor, la enrollamos apenas sobre el palote para ayudarnos a levantarla, y la apoyamos sobre el molde. Hacemos una ligera presión con los dedos para que se adhiera bien y pasamos el rodillo por encima del borde (o un cuchillo), para recortar los sobrantes. Pinchamos la base con un tenedor para que no se infle durante la cocción, y para que nos quede bien plana, cubrimos la base con aluminio o papel de horno, y cubrimos la tarta con cualquier legumbre seca que tengamos en casa, por ejemplo garbanzos, para que hagan de peso y la tarta no se levante, como vemos en la imagen.

Llevamos al horno precalentado a 200° (de arriba y de abajo), el tiempo depende del uso que le daréis. Si la vais a volver a meter al horno no dejéis que se dore, entre 10 y 15 minutos serán suficientes. Si por el contrario la usaréis en una receta del tipo de la tarta de frutas que vemos debajo, que no lleva cocción posterior, cocinadla hasta que se dore, quitando el papel con las legumbres en los últimos minutos.

Masa quebrada

¡Listo! Ya hemos aprendido a preparar masa quebrada. ¿Os ha gustado este nuevo consejo de cocina fácil?

2 comentarios sobre “Cómo hacer masa quebrada paso a paso”

    1
  1. Exelentes y faciles las recetas

  2. 2
  3. muy buenas recetas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.