Cocina fácil: Claras a punto de nieve

Claras a punto de nieve

Hace unos días hemos comenzado una nueva sección, Cocina fácil de la A a la Z, en la que trataremos de ayudar a los cocineros principiantes a descubrir los trucos de algunos básicos de la cocina que en la mayoría de las recetas se dan ya por sabidos y que os pueden poner en dificultad si estáis comenzando en este arte que es cocinar. Hoy hablaremos de una preparación básica de la cocina fácil: claras a punto de nieve.

Muchas recetas, sean dulces o saladas, llevan como ingrediente las claras a punto de nieve, pero no todos sabemos cómo prepararlas. Hoy en nuestra escuela de cocina os contamos todos los trucos y secretos para preparar las claras a punto de nieve perfectas, ¿los vemos?

Cocina fácil: claras a punto de nieve

¿Qué tienen en común una tarta de merengue con un soufflé de coliflor? Pues que los dos se preparan con claras a punto de nieve. Batir las claras no es difícil pero tiene algunos trucos que ahora aprenderemos juntos.

Imagen: Commons Wikimedia

Imagen: Commons Wikimedia

¿Qué son las claras a punto de nieve?

Son las claras de huevo batidas hasta que se forma una espuma blanca, inflada y firme.

¿Cómo sabemos que las claras están a punto de nieve?

La prueba más sencilla para saber si las claras han alcanzado ya el punto de nieve es dar vuelta el bol: si las claras se mantienen firmes, sin chorrear ni deslizarse por el bol, quiere decir que están bien montadas, de lo contrario hay que seguir batiendo.

¿Cómo se montan las claras a punto de nieve?

Como decíamos se trata de un procedimiento sencillo, pero hay algunos trucos que nos ayudarán en la tarea:

  • El bol que utilicemos debe estar bien limpio, privo de cualquier resto de grasa o agua, que de lo contrario interferirán en la formación de la espuma.
  • Debemos separar muy bien las yemas de las claras, eliminando cualquier resto de yema que pueda haber quedado.
  • Si usaréis las claras en una preparación que no lleva cocción, es aconsejable utilizar claras pasteurizadas, de las que se venden en botes, para eliminar el riesgo de salmonela.
  • Se pueden batir con batidora de varillas manuales o con batidora eléctrica, claro que con esta última los tiempos son más breves y os resultará más sencillo.
  • Para ayudar a que las claras monten, agregamos una pizca de sal antes de comenzar a batir. Dependiendo de la receta, también podéis agregar unas gotas de limón, cremor tártaro o unas gotas de vinagre: las claras quedarán más firmes y no se desmontarán.
  • Si batís con batidora eléctrica, comenzad a una velocidad más baja para que las claras cojan más aire, hasta que se haya formado una espuma. En ese momento podéis aumentar la velocidad y seguir batiendo hasta que las claras estén tan firmes que al girar el bol no se muevan ni un poquito.
  • Conviene que los movimientos de las varillas sean envolventes. moviéndolas de abajo hacia arriba, para lograr que las claras incorporen la mayor cantidad de aire posible.
  • Atención a no seguir batiendo después de que las claras se han montado o se volverán grumosas, se escapará el agua de la mezcla y la espuma se bajará. A este punto ya no habrá modo de volver a montarlas.
  • Algunos cocineros recomiendan usar las claras bien frías, otros dicen que la temperatura no influye en el montado. Por mi experiencia puedo decir que las claras a temperatura ambiente montan perfectamente.

A este punto ya tenemos las claras a punto nieve listas para ser utilizadas en cualquier receta. ¿Vosotros que cocinaréis?

¡Animate! Deja tu comentario...

  1. (requerido)
  2. (email valido requerido)
  3. (requerido)