Receta de piadina italiana auténtica y fácil

Pin It Por
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas
Cargando…
Piadina italiana

Si crees que la piadina es lo mismo que el pan de pita, o te recuerda a la masa de pizza… eso es porque no has probado una auténtica piadina romagnola, este pan plano y fino originario de la región de Emilia-Romana, ¡como la salsa boloñesa!

La piadina es la reina de la street food italiana: rellena con lo que se os ocurra (verduras, embutidos, quesos, etc.) y servida recién hecha, es un verdadero manjar. Es una receta de origen humilde y antiguo, y como toda receta típica tiene sus métodos tradicionales de realización, pero vamos a ver que también podemos prepararla sencillamente en casa y montar una cena deliciosa que además dejará a todos boquiabiertos.

¿Qué es la piadina?

La piadina es un pan plano que se elabora con harina de trigo, agua, manteca de cerdo y sal. Tradicionalmente se cocía en unos platos de terracota llamados teglia, aunque hoy en día es más común que se cocinen en piedras refractarias o placas de metal. Nosotros en casa lo haremos sobre una buena sartén ¿qué os parece?

Parece que el origen de este pan se remonta a los antiguos etruscos, que poblaban la zona central de Italia aún antes que los romanos. Fue durante siglos el alimento de los pobres, que tenían que conformarse con lo que la tierra les ofrecía. Pero a partir de la década del ’40 este plato «pobre» comenzó a conquistar a los turistas que iban a la playa en la costiera romagnola, y desde entonces se difundió por el mundo entero.

Piadina receta

Ingredientes para 6 piadinas (de 22 cm)

  • 500 g de harina de trigo
  • 125 g de manteca de cerdo (podéis usar mantequilla o aceite de oliva virgen extra)
  • 170 g de agua a temperatura ambiente
  • 15 g de sal fino
  • 1 cucharadita de bicarbonato de sodio

Cómo hacer piadinas

Preparar la masa

En un cuenco grande unimos la harina, la sal, la manteca de cerdo y el bicarbonato. Comenzamos a amasar con las manos, y añadimos el agua en 3 veces. Pasamos la masa a la mesa y seguimos amasando hasta obtener una masa lisa y suave. Formamos un bollo, lo envolvemos con film transparente y lo dejamos reposar 30 minutos a temperatura ambiente.

Estirar las piadinas

Pasado el tiempo de reposo, retiramos el film y formamos una salchicha con la masa, que vamos a dividir en 6 partes iguales. Trabajamos cada porción de masa para formar bollos pequeños, bien lisos.

Enharinamos la mesa de trabajo con poca harina y estiramos cada bollo con el rodillo, a un espesor de 2 mm. Si queremos que nos queden perfectamente redondas, podemos usar un plato como molde y recortar los bordes con un cuchillo.

Cocer la piadina

Calentamos una plancha o sartén grande, si es posible con el fondo grueso para que mantenga y distribuya bien el calor, y que sea antiadherente. Sin engrasar la plancha, cuando esté bien caliente, cocinamos las piadinas 2 minutos por cada lado, hasta que estén apenas doradas. Cuando las retiramos las vamos apilando sobre un plato y las servimos calientes.

receta de piadina italiana

Imagen: Fugzu

Presentación de las piadinas

Se sirven o bien recién hechas, o bien si las habéis preparado con anticipación, hay que pasarlas 1 minuto en la sartén o en el horno para que se calienten, ya que frías son quebradizas. Podemos servirlas ya rellenas, dobladas a la mitad, o con los ingredientes en la mesa para que cada comensal la rellene al gusto.

Piadina receta

Imagen: Fugzu

Como hemos dicho antes, se pueden rellenar de mil modos, como un bocadillo: con verduras crudas o cocidas, embutidos, carnes, pescado, quesos, etc. Os aconsejamos la versión más tradicional de la Romaña: jamón, rúcula y un queso cremoso (el queso italiano se llama squacquerone).

Los secretos de la piadina perfecta

Receta de piadina

La manteca de cerdo

La receta tradicional lleva grasa de cerdo, y os aseguramos que el sabor gana muchísimo. Pero si preferís podéis reemplazarla por mantequilla sin sal (la misma cantidad) u 80 g de aceite de oliva virgen extra.

Conservación

Se mantienen 2 días en la nevera bien cubiertas para que no se sequen. También se pueden congelar una vez cocidas. No olvidéis calentarlas antes de usarlas para que vuelvan a estar elásticas, y además el sabor mejora muchísimo.

Rellenos

Como decíamos, pues las opciones son miles. Os proponemos 4 ideas:

  • Jamón crudo, queso brie, lechuga y salsa cóctel
  • Pechuga de pollo en tiritas marinado con hierbas aromáticas (romero, enebro, orégano) y luego salteado en la sartén, acompañado con salsa de yogur.
  • Salmón ahumado, aguacate, tomate y salsa de yogur.
  • Pechuga de pollo en tiras salteado con pimienta, pimentón, laurel y ajo en polvo, con una salsa de yogur griego, limón, maíz en granos y aceite.

¿Os ha gustado la piadina italiana?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.