Alimentación en el periodo escolar

6866649587_b1ea0072ce_z

La alimentación infantil en el periodo preescolar o escolar es algo que habitualmente preocupa a los padres. En este artículo os voy a explicar por qué vuestros hijos en edad preescolar o escolar pierden el apetito o dejan de comer algunos alimentos en esta etapa.

Muchos padres me explican preocupados: “A mi hijo antes le gustaba el pescado, ahora no lo quiere ni ver” “Antes comía pimiento, ahora no lo quiere ni en la pizza” “Está desganado, come mucho para desayunar pero luego muy poquito en la comida y la cena”… y yo les digo: ¡Es normal! Es una etapa más que hay que pasar en la alimentación y que hace que ellos solos se autoregulen ingiriendo los nutrientes que necesitan individualmente.

Este periodo abarca desde los 3 años hasta el comienzo de la pubertad. Es una etapa de crecimiento estable. (El ritmo de crecimiento desciende gradualmente de forma lineal y hay una aceleración en la curva de peso).

La talla incrementa de 5 a 7 cm por año, mientras que el peso va aumentando con la edad a un ritmo aproximado de 2,5-3,5 Kg al año.

Por tanto, es una etapa en la que el crecimiento es constante pero se produce más lentamente que en el periodo anterior (cuando son bebés el crecimiento es mucho más rápido).

Sin embargo, entre los 7 y los 9 años se puede dar una aceleración.

Las niñas incrementan su peso y talla de forma más precoz y desarrollan más cantidad de tejido adiposo, mientras que en los niños se produce un mayor desarrollo del tejido muscular. Hay amplias variaciones de peso, es normal un peso de 30 Kg y uno de 45 a los 12 años.

En esta etapa las necesidades energéticas y proteicas para el crecimiento son menores. Por esta razón la mayoría de los niños a partir de los 2-3 años tienen menos apetito, rechazando algunas comidas y algunos alimentos que antes comían con normalidad.

Este proceso es autoregulador, de manera que compense una comida elevada con la siguiente de ingesta baja. Seguramente, la ingesta calórica diaria se mantendrá constante.

Asimismo, este periodo es de vital importancia ya que se adquieren los hábitos alimentarios que se mantendrán en la edad adulta y por tanto, de los que va a depender la salud y la calidad de vida cuando sea adulto.

Así que aunque el niño se niegue a comer pescado, verdura o fruta debemos seguir ofreciéndoselos, ya que llegará el momento en que los acepte y los coma sin problema.

Paciencia y constancia es clave en esta etapa en la alimentación de nuestros hijos.

Imágenes:  hoyasmegfrankjuarez y slightly everything.

Sílvia

Soy Diplomada en Dietética y Nutrición, especializada en Nutrición y Obesidad y Alimentación infantil y adolescente. Mi experiencia como nutricionista y madre de 2 niños me permiten asesoraros en Pequerecetas. Si deseas preguntarme sobre un caso particular puedes hacerlo en mi consulta de Equilibra’t o Facebook

3 comentarios sobre “Alimentación en el periodo escolar”

    1
  1. Mi hija de 3 años no quiere ver el pescado ni en pintura, por eso se lo doy desmenuzado en medio de algún puré de verduras, las cuales tampoco quiere comer, pero es que lleva unas semanas que cada día come menos y es un castigo la hora de comer. Al desayuno antes de ir al cole se bebía un buen vaso de zumo natural de naranja y encima su tacita de leche, además de picar cereales o galletas, luego, a media mañana su yogur o bollo y en la comida, aunque rechistaba, comía cualquier cosa desde que estuviera entretenida y aún pedía lo que hubiera sobre la mesa, siempre estaba probando todo y comía muchísimo, la verdad, la merienda su fruta y yogur de maravilla y la cena ya regular, pero no me preocupaba porque comía genial y es tan nerviosa que lo desgastaba bien. Ahora solo consigo hacerle beber un pocillo de los de café de zumo y una taza de leche sola y para ello tarda ¡1 hora!; en el cole suele comer lo que le mando sin problemas, pero a mediodía otra vez una pesadilla, no quiere comer nada, pide cosas que no hay aunque lo que tenga en el plato sea algo que le solía gustar mucho y nunca se lo acaba. La merienda regular y la cena otro circo. Cuando está acatarrada lo entiendo, pero es que ahora lo hace siempre y, por encima, no quiere dormir la siesta tras la comida, lo que hace que esté hiper nerviosa toda la tarde y acaba por hacer berrinches de 1 hora con patadas, gritos y golpes varios. Me tiene loca, antes conseguía convencerla para calmarse y comer o dormir, pero ahora solo obtengo negación y que el berrinche se alargue, siendo cada vez más violenta y me da miedo que se haga daño y por encima no esté bien alimentada. ¡Qué difícil es esto!, espero que solo sea una breve etapa

  2. 2
  3. Mi hijo, a un mes de cumplir los 3 añitos y medio, no hay forma de hacerle un bocadillito pequeño para el desayuno en el cole ni para merendar. Le he probado con panes diferentes a ver si así le entra más por la vista pero ni con esas !!! Cuando come fuet o rollitos de jamon york o jamon serrano, lo come tal cual y le va dando bocados a un “chusquito” de pan pero de ahí a abrirlo y metérselo dentro … la homeópata y el pediatra además de otras mamas me dicen que es normal y que ya llegará pero como veo a otros nenes de su clase y de su edad comiendo bocatas me da una “envidia sana” … jejeje

  4. 3
  5. Hola, mi hijo tiene 5 años, este año inicia la primaria, en su nuevo colegio el horario es de 6:30 am hasta las 3pm, aunque tienen servicio de restaurante el me insiste en que quiere que yo le empaque la lochera habitual y también el almuerzo, que almuerzo nutritivo, rico y practico puedo empacarle? Gracias

¡Animate! Deja tu comentario...

  1. (requerido)
  2. (email valido requerido)
  3. (requerido)