Cassata siciliana

Por Pequerecetas
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellasCargando...
Cassata siciliana
5 min.
Horno

¿Has probado alguna vez la Cassata Siciliana? Este delicioso y colorido postre es uno de los símbolos de la gastronomía italiana.

Aunque es conocido principalmente como un postre de Pascua, la Cassata Siciliana se disfruta durante todo el año, especialmente en ocasiones especiales. Su origen se remonta a la época árabe en Sicilia, evidenciando la influencia de diversas culturas en la cocina siciliana. Con su combinación de ricotta, frutas confitadas, y masa de bizcocho, la Cassata es un reflejo de la historia y la riqueza culinaria de la isla.

La palabra “cassata” proviene del árabe “qas’at”, que significa literalmente “cuenco”, lo que hace referencia a la forma redondeada en la que tradicionalmente se moldea este postre siciliano. El término llegó a Sicilia a través de la dominación árabe en la isla durante la Edad Media, momento en el que los árabes aportaron no solo palabras, sino también numerosos ingredientes que son esenciales en la repostería siciliana, como los cítricos y el azúcar.

Con el tiempo, la cassata se ha convertido en un símbolo de la fusión cultural y la riqueza gastronómica de Sicilia, evolucionando hasta alcanzar la versión que conocemos hoy, con su característico relleno de ricotta, frutas confitadas, pasta de almendras y bizcocho, reflejando el legado de las muchas civilizaciones que han influenciado a la isla.

Receta de Cassata Siciliana

Ingredientes

    Para el Bizcocho:

  • 4 huevos grandes
  • 120 g de azúcar
  • 120 g de harina
  • Una pizca de sal

    Para el Relleno:

  • 500 g de ricotta fresca
  • 200 g de azúcar glas (más extra para decorar)
  • 150 g de frutas confitadas (naranja, cereza, etc.)
  • 100 g de chocolate oscuro, picado en trozos pequeños
  • 50 g de pistachos pelados (opcional para agregar textura y sabor)

    Para el Almíbar:

  • 100 g de azúcar
  • 100 ml de agua
  • Zumo de 1 limón
  • Maraschino ½ vaso (opcional)

    Para la Cobertura y Decoración:

  • 500 g de pasta de almendras
  • Colorante alimentario verde (opcional)
  • Frutas confitadas para decorar
  • Azúcar glas para espolvorear

Cómo hacer cassata siciliana

  • Preparación del Bizcocho

    • Precalienta tu horno a 180°C, asegurándote de que alcanza la temperatura uniformemente para evitar que el bizcocho se cocine de manera desigual.
    • Mientras el horno se calienta, toma un molde de aproximadamente 22-24 cm de diámetro o uno rectangular si no tienes uno redondo, y úntalo con mantequilla o aceite, asegurándote de cubrir todas las superficies, incluyendo las esquinas. Esto evitará que el bizcocho se pegue al molde. Para un extra de precaución, puedes forrar el fondo con un círculo de papel de horno.
    • Rompe los huevos en un bol grande. Asegúrate de que estén a temperatura ambiente para que emulsionen mejor.
    • Añade el azúcar y bate con una batidora eléctrica a velocidad media-alta durante al menos 5 minutos. Buscas que la mezcla se vuelva pálida y aumente significativamente su volumen, creando una textura esponjosa y ligera conocida como “punto de letra”. Esto es crucial para la estructura del bizcocho, ya que los huevos batidos son los que atrapan el aire y ayudan a que el pastel suba.
    • Tamiza la harina junto con la sal sobre la mezcla de huevo batido. Esto no solo ayuda a remover cualquier grumo, sino que también incorpora aire adicional.
    • Con una espátula o una cuchara grande, mezcla suavemente la harina con movimientos envolventes y delicados.
  • Hornea

    • Vierte la mezcla en el molde previamente preparado. Hazlo de forma suave para mantener la aireación. Aunque lo normal es utilizar un molce redondo de forma cónica, si no tienes puedes utilizar uno rectangular como en este caso.
    • Coloca el molde en el horno y hornea por 20 minutos. Sabrás que está listo cuando el bizcocho esté dorado y al tocarlo suavemente, la superficie vuelva a su forma inicial. También puedes pinchar con un cuchillo afilado en el centro y asegurarte de que sale limpio.
    • Una buena práctica es no abrir el horno durante los primeros 15 minutos, ya que las corrientes de aire pueden hacer que el bizcocho se baje.
  • Enfría y corta el bizcocho

    • Una vez horneado, retira el bizcocho del horno y déjalo enfriar en el molde durante unos minutos.
    • Luego, pásalo a una rejilla para que se enfríe completamente. Esto ayuda a evitar que el vapor se condense y humedezca el pastel.
    • Con un cuchillo serrado o un cortador de bizcochos, corta con cuidado en capas horizontales. Esto se debe hacer cuando el bizcocho esté completamente frío para evitar que se desmigaje.
  • Preparación del relleno de ricotta

    • Selecciona ricotta fresca y de la mejor calidad que puedas encontrar. La textura debe ser firme pero cremosa.
    • Si está muy húmeda, colócala en un colador con un peso encima y déjala drenar en el refrigerador durante varias horas o incluso toda la noche. Esto eliminará el exceso de líquido y evitará que el relleno sea demasiado líquido.
    • Coloca la ricotta en un bol grande y añade el azúcar glas tamizado.
    • Usa una batidora de mano o una batidora eléctrica para mezclar estos ingredientes hasta obtener una consistencia suave y cremosa. No sobrebatas la mezcla, pues podrías hacer que la ricotta se vuelva demasiado líquida.
    • Toma las frutas confitadas y pícalas en trozos pequeños, pero no demasiado finos, para mantener su textura y sabor en el relleno.
    • Rompe el chocolate negro en trozos pequeños o utiliza chispas de chocolate de buena calidad.
    • Si decides incluir pistachos, pícalos groseramente para agregar un toque crujiente al relleno.
    • Usa una espátula para integrar estos ingredientes con movimientos envolventes, distribuyendo uniformemente los trozos de fruta y chocolate a través del relleno de ricotta. Actúa con suavidad para no aplastar las frutas o romper demasiado los trozos de chocolate.
    • Una vez mezclado, es recomendable dejar que el relleno repose en el refrigerador por al menos 30 minutos. Esto permite que los sabores se mezclen y que el relleno adquiera una consistencia más firme, facilitando el montaje de la cassata.
  • Elaboración del almíbar

    • En una pequeña cacerola, vierte el agua y añade el azúcar.
    • Calienta a fuego medio, removiendo constantemente, hasta que el azúcar se haya disuelto por completo.
    • Una vez disuelto, aumenta el fuego y lleva a ebullición por un minuto. Esto concentrará ligeramente el almíbar.
    • Apaga el fuego y agrega el zumo de limón, que aportará un ligero toque ácido para balancear la dulzura.
    • Deja enfriar el almíbar completamente antes de usarlo para que al humedecer el bizcocho no lo cocine.
  • Montaje del Pastel

    • Comienza por humedecer ligeramente las capas de bizcocho con el almíbar, cuidando de no empaparlas demasiado para que no se deshagan.
    • Forra un molde adecuado con film transparente, dejando que sobresalga por los bordes para facilitar el desmoldado.
    • Coloca una capa de bizcocho en el fondo, sigue con una capa generosa de relleno de ricotta, y alterna capas hasta llegar al borde.
    • Finaliza con una capa de bizcocho y presiona suavemente para asentar las capas.
    • Refrigera la cassata durante al menos 4 horas para que los sabores se fusionen y el postre adquiera la consistencia deseada.
  • Preparación de la Cobertura

    • Colorea la pasta de almendras con unas gotas de colorante verde, amasando hasta que el color sea uniforme.
    • Sobre una superficie ligeramente espolvoreada con azúcar glas, extiende la pasta de almendras con un rodillo hasta que esté delgada pero aún manejable.
    • Cubre la cassata con la pasta de almendras, alisando las superficies y recortando cualquier exceso con un cuchillo afilado.
  • Decoración

    Cassata Siciliana Tarta Italiana - Cassata Siciliana
    • Coloca las frutas confitadas sobre la cobertura de pasta de almendras.
    • Sirve acompañada de café o alguna bebida.

Cómo acompañar la Cassata Siciliana

La Cassata Siciliana se suele acompañar de bebidas que contrastan su dulzura, siendo el café italiano o un espresso fuerte las opciones más tradicionales, ideales para equilibrar el paladar. También es común maridarlo con vinos dulces sicilianos como el Marsala o un Moscato, que complementan los sabores intensos de la cassata con sus notas frutales y su dulzura natural.

Además, un digestivo como el Amaretto o el Limoncello, servidos tras la comida, no solo facilitan la digestión sino que van muy bien con los ingredientes de almendra y cítricos presentes en el postre.

Como Hacer Cassata Siciliana

Consejos para hacer Cassata Siciliana

  • La calidad de la ricotta es crucial; si es muy líquida, escúrrela antes de usar.
  • Para el bizcocho, asegúrate de que esté bien esponjoso; no debe compactarse al humedecerse con el almíbar.
  • Si no encuentras pasta de almendras, puedes hacerla en casa moliendo almendras peladas con azúcar glas y un poco de clara de huevo.
  • Al teñir la pasta de almendras, empieza con unas gotas de colorante y ve aumentando hasta conseguir el color deseado.
  • Para evitar que la Cassata Siciliana quede demasiado húmeda o seca, la clave está en la cantidad de almíbar utilizado. Humedece el bizcocho ligeramente con almíbar sin empaparlo. Si la ricotta está muy húmeda, déjala drenar antes de usarla.
  • Si no dispones de frutas confitadas, puedes usar frutas secas como higos, dátiles o albaricoques, que aportarán un sabor dulce y una textura similar.
  • Para saber si la Cassata está bien hecha, la cobertura de pasta de almendras debe ser suave y uniforme, y al cortarla, las capas deben diferenciarse claramente y el bizcocho debe estar húmedo, no empapado.
  • Si la pasta de almendras está muy seca, puedes amasarla con unas gotas de agua o de jarabe de glucosa para mejorar su elasticidad.

En este vídeo puedes ver cómo preparar una Cassata tradicional siciliana paso a paso:

Preguntas Frecuentes

  • ¿Qué tipo de ricotta debo usar para la Cassata Siciliana? Es ideal utilizar ricotta de oveja fresca para obtener un sabor auténtico. Debe ser lo más fresca posible y con una textura cremosa, no acuosa.
  • ¿Puedo hacer la Cassata Siciliana sin alcohol? Sí, aunque tradicionalmente se utiliza un licor como el Marsala para aromatizar, puedes sustituirlo por zumo de frutas o una mezcla de agua y azúcar con un toque de vainilla o limón.
  • ¿Cuánto tiempo puedo conservar la Cassata Siciliana? La Cassata Siciliana debe consumirse en 2-3 días y siempre guardarse en el friorífico debido a su contenido de ricotta.
  • ¿Es posible hacer una Cassata Siciliana sin azúcar? Puedes utilizar sustitutos del azúcar en el bizcocho y en el relleno, pero esto cambiará el sabor tradicional y la textura del postre.
  • ¿Puede la Cassata Siciliana ser apta para celíacos? Sí, puedes usar harina sin gluten para el bizcocho y asegurarte de que todos los demás ingredientes sean libres de gluten.
  • ¿Hay variantes en la receta de la Cassata Siciliana? Existen variaciones regionales y familiares. Algunas pueden incluir ingredientes adicionales como maraschino, distintos tipos de frutas confitadas o diferentes licores.
  • ¿Es necesario utilizar colorante en la pasta de almendras? No, es completamente opcional. Si prefieres un aspecto más natural, omite este paso.
  • ¿Es posible congelar la Cassata Siciliana? No se recomienda congelar la cassata debido a que la textura de la ricotta y la pasta de almendras puede verse afectada negativamente.
  • ¿Qué significa que la Cassata Siciliana es un ‘postre de Pascua’? – Aunque la Cassata se disfruta durante todo el año, es especialmente popular durante la Pascua en Sicilia, siendo un plato tradicional en las celebraciones de esta festividad.

Deja el primer comentario