Fresas con nata, un postre delicioso

fresas con nata

Las fresas con nata es uno de mis postres preferidos, porque algo tan sencillo como unir unas deliciosas fresas con nata montada tiene un efecto increíble siempre en mis invitados… ¡será porque anticipan la dulzura de este postre o por los colores, tan alegres…! No lo sé, pero cuando salen las copas de fresas con  nata se oye más de un aahhh… de satisfacción.

La nata montada es un ingrediente imprescindible en muchas recetas dulces: se usa para decorar y rellenar tartas, para preparar cremas o como base para mousse y otro tipo de postres. Hoy os voy a explicar cómo montar nata, trucos y consejos para que salga perfecta vuestra nata montada y no falle.

Necesitaremos nata líquida para montar y azúcar glas, un bol de aluminio o vidrio y una batidora eléctrica o unas varillas para batirla a mano, aunque es posible que sea más pesado la nata monta más. Pero hay más trucos tanto para la nata como para las fresas, ¿os gustaría conocerlos?…

Fresas con nata

Ingredientes:

  • 200 ml de nata líquida (crema de leche) para montar 35% mat. grasa
  • 60 g de azúcar glas
  • Fresas o fresones

Cómo hacer fresas con nata

Lavamos muy bien las fresas y las secamos. Las cortamos en trozos más o menos pequeños (a mi me gustan más bien grandes cortándolas solo por la mitad). Montamos la nata como os explicamos más abajo.

Ponemos las fresas en copas o boles y con una manga pastelera echamos la nata montada por encima. Adornamos con algunas fresas y decoramos si nos gusta con una hojita de menta por ejemplo.

Veréis que la receta en sí no tiene misterio, aunque sí lo tiene el montar nata, por lo que ahora os vamos a explicar cómo hacerlo y cuáles son los trucos para que os salga una nata montada perfecta.

Antes de comenzar con los trucos de cocina y con la receta, debemos saber algo más sobre la nata

¿Qué es la nata?

La nata es una sustancia de consistencia grasa que se encuentra en la  leche recién ordeñada o cruda, es decir, en estado natural y que no ha pasado por ningún proceso artificial que elimina elementos grasos. Esta sustancia se separa mediante un proceso de centrifugado, y se envasa por separado para ser utilizada en gastronomía.

De acuerda a la proporción de grasa que contiene, se distinguen distintos tipos; la nata que se utiliza para montar debe tener al menos un 30% de contenido graso, pero lo ideal es que ronde el 40%. Esto se debe a que es la materia grasa la ‟responsable” de que la nata monte.

¿Cómo montar nata?

Para que la nata montada quede bien y firme, tened en cuenta estos consejos:

  • La importancia del frío al montar nata: Para montar la nata es muy importante que esté bien fría, antes de comenzar debemos poner en la nevera la nata y el bol metálico o de cristal al menos 1 hora o quince minutos en el congelador. Mientras la montamos, la nata debe mantenerse fría, con una temperatura de entre 5º y 10º, por lo que es aconsejable poner el bol con la nata dentro de otro más grande que tenga hielo.
  • Cómo batir: Comenzamos a montar la nata batiendo sin agregar el azúcar, veréis como poco a poco (con la batidora eléctrica en 3–4 minutos) se irá inflando. Es aconsejable girar las varillas siempre en la misma dirección y subir y bajar las varillas para introducir aire. Como os decíamos empezáis a batir sin echar el azúcar, y cuando coja algo de cuerpo echáis la mitad del azúcar y seguís batiendo hasta que forme picos.
  • ¿A mano o con la batidora?… Si batís a mano con unas varillas metálicas, tardaréis más y sin duda cansa, pero la nata montará con más volumen. Si batís con la batidora eléctrica tardaréis mucho menos pero la nata montará menos y además es fácil pasarse y cortarla, por lo que debéis estar más atentos.
  • Azúcar: Si queremos preparar crema chantilly, o sea nata montada bien dulce, cuando esté casi montada debemos agregar el azúcar glass, dos o tres cucharadas a la vez. La cantidad de azúcar depende de los gustos, la proporción habitual es de 6 cucharadas por cada 250 ml. de nata.
  • Cómo saber si la nata está montada: Sabremos que la nata está perfectamente montada, cuando al dar vuelta el bol, la nata no se vuelque y quede firme.
  • No te pases batiendo: Si continuamos batiendo después de que la nata haya montado corremos el riesgo de que se corte porque la parte grasa se separa de la líquida, formando grumos de materia grasa. Si os sucede esto, la nata es irrecuperable, pero… ¡habréis fabricado mantequilla! Si os ocurre esto escurrid el suero y aprovechad la mantequilla.
  • Trucos para que no baje: Si queréis que la nata montada se mantenga bien firme hay varios trucos, por ejemplo podéis utilizar gelatina neutra mojándola en agua fría (aproximadamente 2 láminas por cada 200ml de nata) durante 5 minutos. La escurrís y diluís en algo de nata líquida caliente, la dejáis enfriar y luego se la añadís poco a poco a la nata montada. Otro truco es utilizar 3 ó 4 cucharadas soperas de leche en polvo a la nata una vez montada, batiendo un poquito más para integrarla (recordad no pasaros batiendo). Igualmente podéis utilizar queso crema tipo Mascarpone, 2 ó 3 cucharadas, una vez montada, y batir una gotita más para integrarlo.
  • Conservación de la nata: Es muy importante conservar correctamente la nata. Debe estar siempre en la nevera, a temperatura constante y sin luces fuertes, bien cerrada. La exposición a la luz y al color puede desencadenar procesos químicos y bactéricos que alteran su sabor, volviéndola ácida. La nata montada se puede conservar un día en un recipiente con tapa, o cubierto con film transparente.

Cómo conservar las fresas

  • Uno de los problemas que tienen las fresas es que habitualmente hay que consumirlas rápido porque se estropean enseguida. Si queréis conservarlas en perfecto estado 3-4 días recordad sacarlas del envase y colocarlas en un recipiente una al lado de otras sin amontonarlas. No las lavéis ni les quitéis el pedúnculo antes de consumirlas. Si hay alguna pasada retiradla porque estropeará a las otras.

2 comentarios sobre “Fresas con nata, un postre delicioso”

    1
  1. Desde el punto de vista trofológico, no es una buena idea combinar frutas ácidas con grasa(fresas con nata), la grasa aisla a la fruta, que tendría que digerirse en unos 30 minutos, sin embargo al verse impedido por la grasa, que tarda unas 4 horas en digerirse dependiendo del metabolismo y el tipo de grasa, pero ese es el promedio; la fresa termina fermentándose, produciendo gases y acidos tóxicos, que el cuerpo incorpora. En síntesis, es una especie de envenamiento deliberado. No te sentiras mal (puede que sí, hay gente que no tolera bien la conbinacion), ni te morirás, pero el cuerpo necesita mucha energía para restablecer el balance del cuerpo. Si encima luego combinas mal la siguiente comida o no esperas lo suficiente, se convierte en un círculo vicioso, y al final aparece la enfermedad. Saludos

  2. 2
  3. Perdón por los errores ortográficos del comentario anterior, no lo revisé a conciencia antes de publicar. Gracias

¡Animate! Deja tu comentario...

  1. (requerido)
  2. (email valido requerido)
  3. (requerido)