Mejillones al vapor, dos recetas fáciles

mejillones al vapor

Hoy os traemos dos recetas de mejillones al vapor en su jugo, fáciles y rápidas de hacer pero realmente deliciosas. Los mejillones cocidos al vapor están tan ricos que son como las pipas, ¡empiezas a comerlos y no paras!. Tienen un sabor a mar fantástico y su preparación es tan sencilla que os animo a poneros con la receta cuanto antes, vais a quedar sorprendidos por la rapidez y sabor.

Os traemos dos recetas básicas para cocer los mejillones, una que prácticamente no lleva ningún ingrediente y una segunda para cocer los mejillones en su jugo, en la que se prepara un caldo con vino blanco, laurel y cebolla.

Más abajo os enseñamos también algunos trucos y consejos útiles para hacer cocer mejillones al vapor, y comentamos brevemente las beneficiosas propiedades de estos moluscos.

Mejillones al vapor

Ingredientes para cocer los mejillones

  • 1 kg mejillones
  • Limón (opcional)
  • Perejil (opcional)

Cómo hacer mejillones al vapor

Vertemos los mejillones limpios en una cazuela sin nada en su interior, tapamos la cazuela y llevamos a fuego medio. Poco a poco los mejillones se irán abriendo, id meneando de vez en cuando la cazuela. Cuando estén todos abiertos, ¡están listos!

cocer mejillones al vapor

No tenéis más que quitar una de las conchas del mejillón y presentarlas en un plato con sólo una concha o bien como veis en la fotografía.

como hacer mejillones al vapor

Podéis añadir un chorrito de limón y espolvorear un poquito de perejil picado.

Receta de mejillones cocidos en su jugo con vino blanco

  • Ingredientes: 1 kg de mejillones frescos; 1/4 cebolla; 1 hoja de laurel; 1/2 vaso de vino blanco; 1/2 vaso de agua; Limón; Sal gruesa
  • Preparación: Limpiamos los mejillones, los cubrimos con un vaso de agua, 1/2 vaso de vino blanco, la cebolla, el laurel y una pizca de sal. Dejamos hervir tapados a fuego fuerte unos minutos hasta que se abran completamente. Los que no se hayan abierto descártalos porque pueden estar en mal estado. Retiramos media concha de los que se han abierto y servimos con un limón para que podamos exprimirlo al comerlos. El caldo podemos colarlo y servirlo en un cuenco aparte, pero para mi gusto están más ricos sin nada más, como os decía ¡son como las pipas!

Trucos para cocer los mejillones al vapor

  • Limpiar los mejillones es muy fácil, utilizad un estropajo verde o metálico, y bajo el agua del grifo frotar ligeramente. No os olvidéis de con una puntilla o pinza quitar las barbas. Una buena presentación en los mejillones al vapor es fundamental para que nuestros comensales los disfruten, tened en cuenta que la concha del mejillón hace de recipiente y debe tener buen aspecto.
  • A la hora de la compra, fijaos que los mejillones sean grandes y pesen, no deben contener agua en su interior. Para saber si llevan o no, debéis sacudirlos ligeramente. aunque la mejor época para comprar mejillones y marisco en general son aquellos meses que contienen “R”, hoy en día se pueden consumir mejillones durante todo el año, y de hecho los mejillones al vapor son un plato estrella en las recetas de verano.
  • Una vez cuezas los mejillones se les abrirá la concha, si hay alguno que se queda cerrado no lo fuerces a abrir porque quiere decir que está malo y debes descartarlo. Recuerda que las gastroenteritis provocadas por marisco pueden ser peligrosas y es mejor no arriesgarse, por ello recuerda fijarte siempre en estos consejos. Si lo haces así te aseguro que disfrutarás de esta deliciosa receta de mejillones al vapor.

5 razones para comer mejillones al vapor

  1. Nos ayudan a controlar el peso: Los mejillones aportan proteínas de buena calidad, además son perfectos para consumirlos si estáis siguiendo un régimen, pues tienen muy poca grasa (apenas un 2%) por lo que una ración de 100 g de mejillones al vapor apenas aporta 67 calorías ¡perfectos como aperitivo para saciar el hambre!
  2. Tienen vitaminas y minerales esenciales en embarazo, lactancia y desarrollo infantil: Entre los minerales que lo componen los más destacados son el yodo y el hierro, que lo contiene en cantidades superiores al de muchas carnes como el cerdo o la ternera. También contienen grandes cantidades de vitaminas como la B12, esencial para la salud del sistema nervioso, la formación de los glóbulos rojos y para el crecimiento y desarrollo. Asimismo contiene grandes cantidades de selenio, muy importante para la función del sistema inmunológico la glándula tiroides, y manganeso que ayuda a la salud ósea y el metabolismo energético.
  3. Poseen gran cantidad de omega-3: Los mejillones son una de las fuentes más ricas en ácido graso omega-3. ¿Sabías que en una ración de 85 gramos de mejillones al vapor, hay más de 700 mg de omega-3?. Como sabréis el Omega-3 tiene beneficios cardioprotectores y regulan los niveles de triglicéridos. Es también fundamental en el desarrollo infantil y en el embarazo y lactancia
  4. Se pueden congelar: ¿Sabíais que los mejillones al vapor se pueden congelar? Si los compráis frescos y no los vais a consumir en el día podéis hacerlos, quitarles media concha y congelarlos, los tendréis perfectos cuando los vayáis a consumir. Eso sí, como más se aprecia su sabor es recién hechos.
  5. Son una receta fácil, rápida ¡y están buenísimos!: Esta receta de mejillones al vapor se puede preparar en pocos minutos. Lo más pesado es limpiarlos, pero podéis utilizar un estropajo de aluminio bajo el agua y veréis como se agiliza el proceso. Lo mejor de todo es que sin ningún tipo de aditivo y con tan solo un chorrito de limón están deliciosos, ¿qué más se puede pedir a los mejillones al vapor?

Cómo saber si los mejillones están frescos

  • Para saber distinguir los mejillones frescos de los que no lo están, elige aquellos que tengan la concha cerrada. Si tienen la concha ligeramente abierta dale un ligero golpe, si se cierra es que está vivo, en caso contrario es mejor descartarlo. Descarta también aquellos mejillones con las conchas rotas o quebradas. Recuerda que consumir mejillones en mal estado puede ser peligroso, por lo que cualquier cosa que te haga sospechar es mejor que no te arriesgues.
  • Elige mejillones con olor a mar, frescos, con la cáscara brillante y húmeda.
  • Al cocer los mejillones al vapor se les abrirá la concha, si hay alguno que se queda cerrado puede estar en mal estado y debes descartarlo.
  • Guárdalos en la nevera en un cuenco tapados con un paño húmedo, no los dejes en una bolsa de plástico cerrada o se asfixiarán, recuerda que en el momento de cocerlos deben estar vivos o estarán en mal estado.

Si estáis buscando recetas ligeras y saludables, no lo dudéis, los mejillones cocidos al vapor, además de la cantidad de vitaminas y minerales que tienen, no aportan casi calorías, otra razón más para disfrutar de esta deliciosa receta.

Lo mejor que tiene esta receta de mejillones es que son muy fáciles de hacer, en apenas unos minutos tendremos un plato delicioso y lleno de vitaminas. Gracias a la acuicultura hoy podemos disfrutar de mejillones durante todo el año.

Más recetas con mejillones

¿Te gustaría probar alguna otra receta de mejillones? Prueba alguna de las que te proponemos a continuación:

Mejillones tigre

mejillones tigre

¿Has probado a hacer los mejillones tigre que van gratinados con bechamel? Están deliciosos también, aunque eso sí, son más calóricos que los mejillones al vapor.

Ver receta > Mejillones tigre

Mejillones a la marinera

mejillones a la marinera

Otra receta de mejillones que os recomendamos son los mejillones a la marinera, ¡deliciosos! Su salsa os conquistará, no dejéis de probar esta receta.

Ver receta > Mejillones a la marinera

Salpicón de marisco

salpicon de marisco

Si queréis un plato fresquito para el verano, donde los mejillones también son protagonistas, probad el salpicón de marisco, una ensalada completa, ligera y muy nutritiva.

Ver receta > Salpicón de marisco

¡Animate! Deja tu comentario...

  1. (requerido)
  2. (email valido requerido)
  3. (requerido)