¿Es mi hijo un comedor selectivo?

Se niega a probar nuevos alimentos: ¿es mi hijo un comedor selectivo? Nuestros pequeños tienen personalidad propia, les pueden gustan más ciertos sabores, olores, texturas o colores, lo que puede alejarlos de ciertos alimentos. Pueden haber tenido experiencias desagradables con ciertos alimentos o que no vean desde fuera conductas apropiadas a la hora de comer (ellos son pequeñas esponjitas que absorben e imitan todo lo que ven).

¿A quién le gustaban las espinacas a los cinco años? ¿Quién no ha dado “guerra” a la hora de comer? Ahora son nuestros hijos los que se niegan a comer y nosotros quienes nos preguntamos: ¿qué puedo hacer? ¿Por qué no come alimentos que ni conoce? No os preocupéis, continuad leyendo: os traemos diversos consejos, muy prácticos, para manejar la situación y poder controlarla de la mejor forma posible.

Comedor selectivo: ¿qué es?

Comedor selectivo“No me gusta el pescado”. “Pero… ¿lo has probado?” “No, y no quiero porque me da asco”. Escupe la comida, cierra la boca, pone cara raras o le dan rabietas

Los expertos utilizan el término “comedor selectivo” para describir a niños que comen sólo un número muy limitado de alimentos y que tienen una fuerte reacción negativa a los alimentos no deseados.   Estos niños pueden ser exigentes comedores en la edad adulta sin el estímulo a probar nuevos alimentos en edades tempranas, según estudios realizados por expertos de universidades del norte de EE.UU y el Western Psychiatric Institute, en Pittsburgh.

Es cierto que puede causaros impotencia, agobio o preocupación ver que vuestros niños apenas comen, ver cómo no salen del “menú” que ellos mismos han adoptado como “válido” (casi siempre, compuesto por alimentos no muy saludables en exceso).    Pero… ¿os habéis planteado cómo se sienten vuestros pequeños cuando esto mismo les sucede ante personas con las que no tienen tanta confianza como con vosotros?

En ese momento, no tienen tanta opción de salirse con la suya… No sólo debe preocuparnos la nutrición, sino que el factor psicológico también entra en juego: pueden sentir ansiedad al ver que son los únicos que no comen lo mismo que los demás y evitar el contacto con sus compañeros o incluso peor, fingir que han olvidado el almuerzo para evitar ese malestar.

Como papis debemos dar el ejemplo y motivar a los peques a comer variado y equilibrado porque la falta verduras, frutas y otros alimentos en su dieta puede ocasionar problemas de salud en un futuro.  

Las verduras: eternas rivales

El niño no quiere comer Desde que estamos en el vientre materno empezamos a elaborar nuestra lista de sabores favoritos, por lo que el mejor momento para incorporar nuevos alimentos es el destete. Nuestros bebés están acostumbrados a la leche materna, dulce, cálida… Y de repente se encuentran con alimentos ácidos, amargos, con texturas blandas o fibrosas: ¿cómo no quejarse?

Es muy normal que los niños no quieran comer verduras. Las verduras, a pesar de tener un sabor dulce debido a sus azúcares naturales, son rechazadas por los niños y encima muchos de ellos tienen cierta aversión hacia el color verde. De ahí que el ranking de verduras menos favoritas las espinacas, acelgas y coliflor ocupen los primeros puestos.

En momentos de desesperación podéis pensar que si vuestros hijos tienen hambre, comerán lo que les sirváis si no tienen más opciones (aunque no les guste), pero así no les ayudáis, sino que les perjudicáis, al crearles ansiedad y posiblemente, hacer que tengan menos hambre.

“Si comes dos cucharaditas más de puré puedes ir a ver la tele”: este tipo de “soborno” puede resultar también negativo, ya que pueden vernos como el enemigo al forzarles a hacer algo que para ellos es desagradable (y vosotros no queréis eso).

8 consejos de alimentación infantil

  • Ser flexibles: tener en cuenta las preferencias de vuestros pequeño (pero sin dejar que ellos os impongan los menús).
  • No premiarles con golosinas o dulces: puede crear futuros hábitos alimenticios perjudiciales para ellos.
  • No obligarlos, castigarlos o dejarles sin postre: el postre es parte de su alimentación, no es una recompensa.
  • Acercarlos a los alimentos: una buena manera podría ser cocinar con ellos para que se familiaricen con los alimentos.
  • Vosotros, el modelo a seguir: lo esencial es que vean que  no sólo les decís que comer de todo es saludable, sino que lo hagáis.
  • Juntos mejor que separados: las conductas alimentarias saludables se aprenden mejor en buena compañía.
  • Asociar sabores: podéis cocinar los alimentos que no les gusten tanto junto con otros que sí, como judías con jamón.
  • Cambiar la apariencia: los niños se guían mucho por formas y colores, por lo que, por ejemplo, se puede servir el yogur un día en vaso, otro líquido o incluso helado, hacer salsas con verduras o incluirlas en pizzas o con los espaguetis.

Se trata de un proceso lento, donde la imaginación, cariño y paciencia por vuestra parte debe ser constante, para crear en ellos la curiosidad y el interés por experimentar con nuevos sabores. La mejor recompensa será poder verles comer de todo disfrutando de ello, así que ¡mucho ánimo y a por todas!

¿Es mi hijo un comedor selectivo?
¿Te ha gustado la receta? ¡Vota y comparte!

Amelia

Amelia es Diplomada en Dietética y Nutrición, apasionada de la alimentación infantil y estudiante de Psicología por la Universidad de Valencia. Desde Pequerecetas nos trae cada semana interesantes artículos y consejos para cuidar el embarazo y alimentar a nuestros hijos de la forma más saludable.

8 comentarios sobre “¿Es mi hijo un comedor selectivo?”

    1
  1. Gracias por compartir conmigo esta noticia tan importante para mi.Mi chico con 8 años sigue con purés,purés con verdura,lentejas,carne,pescado.Le cuesta probar las comidas.Intento hacer variedad de menus,pero al final lo que come es pure. Tengo.Tengo thermomix y yo misma preparo las masas para el pan,las salsas,las pizzas,en fin un montón de cosas caseras.Gracias

  2. 2
  3. Esta claro para segun que comidas, pero el pescado es mas complicado. Como hacer que quieran comerlo???

  4. 3
  5. Tengo una comedora selectiva de 10 años y un imitador de 4. Y tengo varios trucos. Rebautizar los platos, como el peixpizza (pizza de pescado). Haces el pescado a la plancha, sin espinas. Salsa de tomate y queso rallado por encima, gratinar o fundir al micro.
    No es lo ideal para educar el gusto, pero comen dos raciones de pescado a la semana, y sin protestar.
    El volcán: pescado desmenuzado, puré de patatas, lo monto con un molde circular como en los restaurantes, queso rallado y a gratinar.
    La verdura hervida la corto pequeña y mezclo taquitos de queso, frutos secos como nueces, pipas, taquitos de jamón o pavo a la plancha, surimi, etc… Según los gustos del niño.

  6. 4
  7. Hola, mi hijo tiene 2 anos y medio, come verduras cocidas como quiche de brocoli, habichuelas con huevito.. También come salmón asado con salsa holandesa y también adobado al horno, el prueba nuevas cosas. Sin embargo, aun no logro que coma verduras crudas y por otro lado, se esta bajando mucho de peso. En casa come medianamente bien, pero cuando salimos no come bien. Quisiera por favor consejos para hacer que suba un poco de peso.

  8. 5
  9. Hola soy de coahuila México, tengo una niña de dos años y solo prefiere el huevo pollo y sopa. De beba comía verduras ahora solo quiere papas y no hago que coma algo mas. Trabajo por la tarde y en el día la llevo a guardería por lo que con vivo poco con ella que puedo hacer para que coma poco a poco algo más? Y en frutas
    Esta como los minions solo manzana y banana

  10. 6
  11. Mi hermano tiene 17 años y la hora de comer es un infierno. No prueba ningún tipo de verdura o fruta, ni de puré, potaje o legumbres. Se limita a carne, pastas, huevos. Mis padres no le animan, todo lo contrario, le dan de lo que le gusta porque han desistido. Soy la única que de vez en cuando tiene discusiones con él porque tiene el colesterol por las nubes, pero ni aún así…
    Padres y madres del mundo, intentad que vuestros hijos coman de todo antes de llegar a la situación de mi hermano…

  12. 7
  13. hola mi hija va cumplir los 5 años y también es muy selectiva al comer, le cuesta comer las verduras o frutas que antes no ha probado no lo quiere comer, le insisto para que pruebe aunque sea un poquitin, lo prueba y lo regresa y eso muchas veces me altera, lo que si a veces las verduras le doy en tortilla para que no lo sienta mucho y si me resulta; pero lo que es el arroz, papa y toda las carnes si los come, ello me tranquiliza, pero en fin. creo que es de la mayoría de los niños, sin embargo no me daré por vencida seguiré intentando que coma las verduras.

  14. 8
  15. Yo era así de pequeña, y reconozco que he hecho pasar muchos malos ratos a mi madre. En mi caso, me agobia mucho que me insisten a probar una comida que no me apetece por muy rica que esté, si me obligan y me insisten mucho se me cierra el estómago a cal y canto y todos vamos a acabar mal. Seguramente a sus hijos les pase igual. Hay ciertas comidas que me dan ganas de vomitar sólo de olerlas por el trauma de que me obligaran a comerlo a la fuerza…
    Ahora que soy adulta, a medida que he ido creciendo y han dejado de agobiarme, me ha entrado cada vez más la curiosidad por probar cosas nuevas. Todavía hay muchas cosas que no me animo a probar o que me desagradan, pero siempre intento buscar formas de comerlas sin que me repugnen. Lo de usar un ingrediente que no me gusta mezclado en otras comidas que me encantan es una buena solución. Por poner un ejemplo, no me gusta nada el pimiento, pero bien picado en una fajita de pollo me lo como sin quejas.
    Por favor, sean creativos y no agobien a sus hijos más de lo necesario 🙂

¡Animate! Deja tu comentario...

  1. (requerido)
  2. (email valido requerido)
  3. (requerido)