Trucos de cocina para lograr las patatas perfectas

trucos de cocina para cocer las patatas perfectas

La patata es un alimento fundamental en la dieta infantil, por sus propiedades nutricionales y por la gran variedad de platos que se pueden elaborar con ella. Recetas con patatas en Pequerecetas encontraréis a montones, pero hoy iremos a lo básico: trucos de cocina para lograr las patatas perfectas.

Ya, porque no todas las patatas sirven para cualquier tipo de receta, y hasta para hacer una simple patata hervida hay truquillos que nos ayudan a obtener el mejor resultado con el menor esfuerzo. ¿Qué podemos hacer para que las patatas cortadas no se pongan negras? ¿Qué tipo de aceite es mejor para hacer patatas fritas? Responderemos a estas y a muchas otras preguntas, ¿curiosos? ¡Acompañadme!

Antes de empezar con los consejos para cocinar las patatas, repasemos algunos conceptos básicos que es mejor tener siempre presentes:

¿Cuál es la mejor manera de conservar las patatas para que duren más tiempo?

secretos para cocer patatas perfectas

Normalmente las patatas duran mucho tiempo, pero hay que prestar atención a la presencia de manchas verdes en la piel o brotes, porque su presencia indica una concentración alta de solanina, una sustancia que puede ser tóxica, si se acumula en nuestro cuerpo en exceso. Este problema se presenta cuando las patatas no son conservadas correctamente: la manera ideal de mantenerlas antes del momento de su utilización es tenerlas en un lugar oscuro, con una temperatura de apròximadamente 10º, y evitando la humedad. Para retardar la maduración de las patatas se puede poner entre ellas 1 o 2 manzanas, pero ¡atención! luego no debéis comerlas.

¿Qué tipo de patatas se debe usar para cada método de cocción diferente?

Existen muchas variedades de patatas, que además de diferenciarse en su aspecto (las hay blancas, rojas o amarillas), tienen otras diferencias fundamentales, como su época de cultivación y su contenido de fécula y agua. Gracias a estas diferencias, hay tipos de patatas más aptas a ciertos usos que otras, por lo tanto en la elección de la variedad justa radica gran parte del éxito de nuestra receta:

Al horno, ‟panadera” o ‟a lo pobre”

En este caso las variedades harinosas son las más aconsejadas, ya que al cocerlas quedan blandas pero no se deshacen. Las variedades recomendadas son la Kennebec y la Spunta. Ya sea que preparéis las clásicas patatas al horno para acompañar un pollo asado  o que preparéis unas ricas patatas panaderas, ahora ya sabéis qué patatas elegir.

Patatas cocidas

Las variedades recomendadas son la Kennebec, la Spunta y la Baraka. Deben ser patatas firmes, que no se rompan durante la cocción. Si las vais a cocer solas, lo mejor es dejarlas con la piel para que conserven sus propiedades nutricionales y su sabor intactos.

Para freír

Para que queden crujientes por fuera pero tiernas por dentro, las mejores patatas para freír son las más compactas, como la Baraka, la Spuntala Agria y la Caesar.

Para guisados

En este caso las patatas más adecuadas son las que tienen una mayor cantidad de fécula. Las variedades más indicadas son la Monalisa, la Desireé y la Kennebec.

¿Qué puedo hacer para que las patatas peladas no se pongan negras?

Puede pasar que por motivos de organización, debamos pelar las patatas algunas horas antes de cocinarlas. En este caso, para evitar que se pongan negras alterando el sabor, debéis ponerlas en un recipiente con agua fría y una pizca de sal. Si en cambio al agua fría agregáis algunas gotas de vinagre, podéis conservarlas en la nevera por 2 0 3 días. Si en cambio os dais cuenta de que habéis pelado demasiadas patatas, podéis congelarlas cortándolas en trozos y cociéndolas por un minuto en agua salada.

Ahora que conocemos el A,B,C de las patatas, ¿queréis saber los trucos para cocinar patatas perfectas?

Patatas cocidas

Como os he dicho antes, la mejor manera de cocer las patatas, por supuesto si las preparáis solas para usarlas luego por ejemplo en un puré o una ensalada, es hacerlo con la piel. Ya os explicamos hace un tiempo cómo cocer patatas con la pielseguid los consejos de mi compañera Ana María y no fallaréis. Si habéis cocido las patatas pero no las utilizaréis inmediatamente, podéis conservarlas sin quitarles la piel en la nevera por 2  días, aunque lo ideal es comerlas en el arco de 24 horas.

Patatas fritas

patatas fritas perfectas

Para que las patatas fritas que hacemos en casa sean perfectas, crujientes por fuera y blandas por dentro, debemos tener en cuenta algunos truquillos:

  • Dejar las patatas en remojo en agua por almenos dos horas antes de la cocción. De esta manera soltarán el almidón en exceso, y quedarán crujientes.
  • Elegir la sartén justa. Claro que lo ideal sería una freidora, pero si no tenéis este electrodoméstico en casa, debéis elegir una sartén u olla con los bordes altos, para que mantenga el aceite a una temperatura constante, aun en el momento en que echamos las patatas. Si usáis una sartén baja, al momento de echar las patatas la temperatura disminuirá y tardará un poco en volver a freir; esto hace que las patatas se impregnen de aceite, lo que además de ablandarlas, no es nada bueno para nuestra salud.
  • El aceite: hay muchos que aconsejan el aceite de semillas, otros el aceite de oliva, de orujo o de girasol. Lo importante es que no se caliente demasiado (no debería superar los 180º), y verificar que ya está caliente antes de echar las patatas, echando dentro un trocito de pan. Si el pan fríe enseguida, ya se pueden echar las patatas.
  • ¿Cómo cocinarlas? Antes que nada, las patatas deben tener su espacio en el aceite, si ponéis muchas a freír juntas tardarán más tiempo y se pegarán a la sartén. Freírlas por 5–7 minutos, retirarlas y ponerlas en un plato con papel absorbente debajo, y luego cocinarlas por otros dos minutos a fuego más alto. Antes de servir absorber el aceite en exceso y salar.

Si preferís platos con menos contenido graso, podéis probar las patatas fritas en microondas.

Patatas al horno

  • Para que vuestras patatas asadas sean perfectas, elegid patatas de dimensiones similares. De esta manera la cocción será homogénea.
  • Si las dejáis con piel debéis lavarlas muy bien, con la ayuda de un cepillo.
  • El formato ideal del corte para hacer patatas al horno es el gajo. Tratad de cortar gajos de la misma dimensión.
  • Antes de meterlas al horno, hervid las patatas en agua salada por unos 10 minutos. De esta manera os aseguráis de que no se queden quemadas por fuera y crudas por dentro, y reducis el tiempo de cocción en el horno. Escurridlas y secadlas sobre un paño de cocina.
  • Ponedlas en una fuente de horno, sin amontonarlas demasiado, y agregad bastante aceite, y si preferis alguna hierba aromática como el romero, ajo en camisa y pimienta, ¡pero no la sal! De lo contrario os quedarán blandas
  • Cocinad hasta que estén doradas, recordando de darlas vuelta a mitad de la cocción.

¿Qué os parecen estos trucos de cocina para lograr las patatas perfectas? ¿Los conocíais todos? ¿Y los vuestros cuáles son?

2 comentarios sobre “Trucos de cocina para lograr las patatas perfectas”

    1
  1. Estoy preparando vuestra receta atractiva. Se sugiere que no se le ponga sal a las papas cuando se les aliña con romero y aceite, entonces es suficiente con la sal que se le pone al agua hervida ?? Le puse 1 cucharada de Sal de Mar, para 16 cuartos de gajos. Está bien ? Muchas Gracias.

  2. 2
  3. Las papas e conservan tambien pelandola y hecharles harina de trigo

¡Animate! Deja tu comentario...

  1. (requerido)
  2. (email valido requerido)
  3. (requerido)