Mermelada de higos (receta fácil)

Cómo hacer mermelada de higos

El verano es el momento de los higos, vamos a aprovechar para preparar una deliciosa mermelada de higos que podremos conservar todo el año. Os vamos a contar cómo hacer mermelada casera de higos, y cómo envasarla para que se conserve por mucho tiempo.

Los higos son un fruta muy nutritiva y rica de fibras, por lo ayudan a la digestión. Tienen también un alto contenido de azúcares, por lo que son un fruto bastante calórico. Los higos además son muy delicados: una vez que alcanzan su punto de maduración ideal (cuando tienen la piel arrugada y abierta en algunas partes) hay que consumirlos en 2 o 3 días como máximo. Por eso cuando nos regalan -o compramos- una buena cantidad, hacer mermelada de higos casera es la opción ideal para que no terminen estropeándose.

Vamos a preparar la receta tradicional, pero también os dejaremos la receta sin azúcar para los que prefieren reducir la cantidad de azúcar refinada en la dieta… ¿estáis listos fans de las mermeladas?

Receta de mermelada de higos

Ingredientes

Para 3 o 4 botes medianos

  • 1 kg de higos maduros
  • 400 g de azúcar
  • zumo de 1 limón

Cómo hacer mermelada de higos

Esterilizar los botes

Antes de ponernos con la mermelada tenemos que tener listos los frascos de cristal con tapa hermética donde la vamos a conservar. Por supuesto podéis usar frascos reciclados, lo importante es que estén limpios y esterilizados, y que cierren bien.

Lavamos muy bien los botes y sus tapas con agua corriente; luego preparamos una olla grande y alta, forrándola con un paño de cocina, y ponemos dentro los botes con la abertura hacia arriba. Rellenamos los espacios entre los botes con otros paños de cocina para que no se toquen durante el hervor ya que pueden romperse, y llenamos la olla de agua, hasta cubrir los botes. Llevamos al fuego y cuando el agua hierva, bajamos la llama y hacemos hervir por 30 minutos. 10 minutos antes de terminar con los botes, sumergimos también las tapas. Apagamos el fuego y dejamos enfriar. Una vez que el agua ya no quema, quitamos los botes y los dejamos secar boca abajo sobre un paño de cocina.

Se suele aconsejar esterilizar los botes en el lavavajillas, pero atención porque al no superar los 100°C de temperatura, en el lavado no se eliminan todos los microorganismos que pueden luego arruinar vuestra mermelada.

Preparación de la mermelada de higos

  1. Limpiamos los higos con delicadeza, quitamos el cabito y si es posible pelamos. Si están muy maduros y la piel no se despega de la carne no os preocupéis, podemos hacer la mermelada con un poco de piel también.
  2. Cortamos los higos en cuartos y los ponemos en la cazuela que vamos a usar, con el azúcar y el zumo de limón. Mezclamos y dejamos macerar por unas horas (también de un día para el otro en la nevera).
  3. Llevamos la cazuela al fuego medio-alto, y cuando comience a hervir bajamos el fuego, y dejamos cocinar 35-40 minutos.
  4. De vez en cuando removemos para que no se pegue y para ir rompiendo los trozos más grandes.
  5. Para saber si la mermelada está lista, tomamos un poco con una cucharita y lo ponemos en un plato, de manera que enfríe rápidamente; si la textura y la densidad nos gusta, ya podemos apagar el fuego; si está todavía muy líquida seguimos cocinando unos minutos más.
  6. Si os gusta la mermelada sin tropezones de fruta, podéis triturarla con una batidora o pasarla por un chino.

Conservación de la mermelada

Ya tendremos los botes y las tapas limpios, esterilizados y secos. Entonces los rellenamos con la mermelada aún caliente, los tapamos y les damos la vuelta, apoyándolos sobre la mesa del lado de la tapa. De este modo lograremos que se cree un vacío que ayudará a la conservación. Los dejamos enfriar completamente así girados. Con este método la mermelada os durará varios meses, pero si queréis conservarla incluso por más de un año, poned a hervir los botes en una olla alta, cubiertos completamente con agua, 10 minutos de hervor, los dejáis enfriar en el agua y luego los retiráis.

receta de mermelada de higos casera

Mermelada casera de higos SIN AZÚCAR

Los higos son de por sí una fruta muy dulce, por lo que podéis animaros a prepararla directamente sin azúcar ni edulcorante añadidos. Lo único que tienes que tener en cuenta es que se conserva menos tiempo.

Ingredientes: 1 kg de higos maduros; el zumo de 1 limón

Preparación: repetimos todos los pasos que hemos visto para preparar la mermelada tradicional, solo que sin añadir el azúcar. Puede que tarde un poquito más en adensar. Si os parece que queda poco dulce, podéis agregar 2 cucharadas de stevia líquida una vez que esté lista, aún caliente.

Consejos para una mermelada casera perfecta

  • Preparar conservas en casa es una gran idea, pero es importante tomar ciertas precauciones para evitar riesgos de intoxicaciones alimentarias> 10 consejos para hacer conservas caseras
  • Etiqueta tus mermeladas poniendo la fecha de producción, así evitarás que se mezclen con tandas anteriores y evitas comerlas muy pasadas de fecha.
  • Los botes de cristal no absorben los olores, y pueden ser usado muchas veces si lo esterilizamos correctamente.
  • La transparencia del cristal nos permite ver el estado de la mermelada, pero también deja pasar la luz, por lo que es necesario mantener las conservas en un lugar oscuro, fresco y ventilado.
  • Después de 12–24 horas debemos controlar los botes para confirmar que están cerrados herméticamente. Las tapas tiene que estar ligeramente encorvadas hacia el interior del bote, y si presionáis con el dedo en el centro de la tapa no se debe sentir un ‟clack”.

Otras recetas de mermelada que te pueden gustar:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.