circuito contador

Alimentación en el embarazo: qué es peligroso y qué no…

Alimentación de la embarazada

Tener una alimentación saludable es importante siempre, pero aún más cuando estamos embarazadas. Muchas mujeres, cuando nos enteramos que vamos a ser mamás, comenzamos a prestar atención a lo que comemos aunque sin demasiada idea de cómo afecta la alimentación materna al bebé.

Una alimentación nutritiva y variada aporta las vitaminas, minerales y proteínas que nuestro peque necesita y nosotras también. Conozcamos entonces algunos consejos de alimentación durante el embarazo.

Comer quesos pasteurizados o cocidos

Karyn Morse, MD y gineco-obstetra de Cedars Sinai Medical Center de Los Ángeles, explica que “algunos quesos, como el Brie, Camembert, feta o de cabra, son más propensos a ser elaborados con leche cruda y por ende, aumenta su probabilidad de contener listeria, una enfermedad que sería eliminada durante la pasteurización y que puede provocar un aborto espontáneo o parto prematuro”.

¿Qué es peligroso comer durante el embarazo?

Durante el embarazo, podéis comer quesos pero os recomendamos revisar siempre la etiqueta del queso para corroborar que se haya elaborado con leche pasteurizada. Si tenéis dudas sobre la elaboración, podéis calentar el queso hasta el punto de derretirse o tener burbujas, para así eliminar las posibles bacterias.

Cuidado con los fiambres y las carnes sin cocinar

Si os gusta comer bocatas en los bares, os vamos a dar una noticia que no os va a agradar: al igual que con los quesos no pasteurizados, existe un pequeño riesgo de que el pavo y el jamón recién salido de la nevera contenga las bacterias de la listeria, ya que esta enfermedad puede sobrevivir a las bajas temperaturas.

Esto no significa que debáis dejar de comer lo que os gusta, simplemente debéis hacerlo de otra manera. Calentad siempre las carnes y el fiambre, ya que el calor fuerte mata todas las bacterias. Y si no os gusta así, de vez en cuanto podéis comer fiambre o pavo sin calentar pero comprando siempre los productos envasados al vacío para evitar el manoseo de la comida.

¿Y qué pasa con el jamón serrano o el chorizo tan típicos en España?… Pueden contener un parásito y contagiaros la toxoplasmosis que se puede transmitir al feto y provocarle graves daños. Por ello es recomendable o bien cocinar los alimentos previamente o bien congelarlos, ya que el parásito no aguanta temperaturas de -20 ºC durante 2 días o de -10ºC durante 3 días. Lo normal es que cualquier alimento de los que se venden actualmente pasa rigurosos controles sanitarios y están libres de cualquier parásito, pero por precaución es mejor evitarlos o seguir las recomendaciones ¡nada de carne cruda!

¿Qué puede comer una embarazada?

Evitar los pescados con alto contenido de mercurio

Algunos pescados, como la caballa gigante, el pez espada, el mero, los filetes de atún fresco y las conservas de atún albacora blanco (que es más grande que el atún habitual), contienen altos niveles de mercurio que no son buenos para la salud. En el caso de las embarazadas, el mercurio puede afectar al desarrollo del sistema nervioso del bebé, sus pulmones, riñones, visión y audición.

Por supuesto, esto no significa que debéis dejar de consumir pescado cocido, sino que es aconsejable elegir otras variedades como el salmón, el arenque y las sardinas. Estos pescaditos contienen ácidos grasos omega-3 y por tanto, impulsan el desarrollo cerebral del feto.

Los camarones, el abadejo, el bacalao, el lenguado y las vieras también son muy nutritivos. Acordaos que se recomienda ingerir dos porciones generosas de pescado por semana. Y por si os queda la duda, os cuento que podéis comer entre 85 y 170g de atún enlatado una vez a la semana.

Ojo con el sushi durante el embarazo

¿Por qué? Muy sencillo: existe una pequeña probabilidad de que el pescado crudo tenga bacterias o microbios y os genere una intoxicación alimentaria, no sólo muy desagradable sino también difícil de tratar durante el embarazo. Además, el parásito puede robar los nutrientes vitales al bebé.

En pocas palabras: ¡evitad el sushi! Al menos aquel preparado con pescado crudo. Si os gustan los rolls de ánguila, cangrejo o cualquier otra variedad hechos al estilo tempura (es decir, frito), podéis comerlo tranquilamente ya que al estar cocidos son seguros.

Alimentación saludable de la embarazada

Cuidado con los huevos crudos o poco cocidos

Los huevos crudos o poco cocidos envuelven un pequeño riesgo de padecer salmonela. Durante el embarazo, el sistema inmunológico es más débil y por ende, propenso a ser afectado por una intoxicación alimentaria, que puede provocar deshidratación y en algunos casos, afectar al crecimiento fetal o inducir al parto prematuro. Tened en cuenta que algunas salsas, como la de la ensalada Caesar, se realizan con huevos crudos.

La solución es muy sencilla: aseguraos de consumir huevos bien cocidos. No dejéis de comerlos por miedo, los huevos aportan grandes dosis de proteínas y colina que son sumamente importantes para prevenir defectos de nacimiento e impulsar el desarrollo cerebral del feto.

Comida picante durante el embarazo

Quizás os hayan comentado que la comida picante puede inducir al parto. Bueno, no existen evidencias al respecto así que, siempre y cuando no tengáis acidez, podéis disfrutar de un buen plato de esta comida. El picante no producirá ningún riesgo para vuestro bebé, pero si sois propensas a la acidez durante el embarazo lo pasaréis verdaderamente mal…

Bebidas durante el embarazo

Limitad el consumo de cafeína en el embarazo

Algunas investigaciones sostienen que el exceso de cafeína (más de dos o tres tazas de café diarios) aumenta el riesgo de aborto involuntario, parto prematuro y bajo peso al nacer.

Para minimizar estos riesgos, se aconseja limitar el consumo. La mayoría de los expertos coinciden en que una pequeña taza de café o un refresco al día no aumentan el riesgo. Como regla general, intentad consumir menos de 300ml de café y menos de 600ml de té diarios o bebidas descafeinadas. Si tenéis alguna duda o historial de aborto o parto prematuro, debéis consultar con vuestro médico.

Evitad la sacarina

A diferencia de otros edulcorantes artificiales, la sacarina puede traspasar la placenta. Si bien no se ha demostrado que tenga algún efecto nocivo para el bebé, es recomendable decantarse por opciones más saludables. Si queréis utilizar edulcorantes, elegid aquellos con aspartamo y sucralosa y consumidlos con moderación.

Elegid bien los tés de hierbas

Se ha comprobado que algunas hierbas medicinales pueden tener efectos similares a los medicamentos. Por este motivo, muchos médicos recomiendan no consumir algunas variedades de tés de hierbas durante el embarazo. Algunas investigaciones arrojaron que en grandes cantidades los tés que contienen manzanilla o hibiscos pueden causar complicaciones como el trabajo de parto prematuro. Revisad la etiqueta y consultad a vuestro especialista antes de ingerir un té de hierbas.

Alcohol durante el embarazo

Se ha establecido mediante diferentes investigaciones que beber alcohol con frecuencia durante el embarazo puede dañar al feto, causándole defectos físicos y mentales de nacimiento. Sin embargo, no se sabe exactamente cuánto alcohol puede causar estos problemas. Algunos médicos permiten un consumo sumamente moderado del alcohol, mientras que otros lo desaconsejan por completo. La decisión de beber o no durante el embarazo es vuestra y de vuestro médico.

Disfrutad de las comidas y bebidas que os gustan pero cuidad todo lo que entre en vuestra boca. Mantener una saludable alimentación en el embarazo es fundamental para el bienestar del bebé.

Vía: Parents

Imágenes: Victor Bezrukov, alvimann, mconnors, jdurham y mconnors

2 comentarios sobre “Alimentación en el embarazo: qué es peligroso y qué no…”

    1
  1. Menos mal que ya he tenido a mis hijos porque sí fuese primeriza , estaria todo el día pensando en sí puedo comer esto o Lo otro, no hay que ser tan apretaos, que sé puede comer normal, vigilando el estreñimiento, y poco más, salvo problemas puntuales .

  2. 2
  3. Yo he seguido todo casi a rajatabla en mis dos embarazos..echo en falta la toxoplasmosis por la que no podemos comer jamón serrano ni ningún embutido.

¡Animate! Deja tu comentario...

  1. (requerido)
  2. (email valido requerido)
  3. (requerido)
 

cforms contact form by delicious:days



Blogroll

  • Decopeques
  • Kireei
  • Kidsrezepte
  • Muchobaby Embarazo Bebes
  • Cocinando Entre Olivos
  • Pequeocio
  • Qué divertido
  • Fiestas y Cumples