Cómo hacer mejillones al vapor

mejillones al vapor

Los mejillones al vapor están tan ricos que, al menos para mi son como las pipas, ¡empiezas a comerlos y no paras!

Lo mejor que tiene esta receta de mejillones al vapor es que son muy fáciles de hacer, en apenas unos minutos tendremos un plato delicioso y lleno de vitaminas, además gracias a la acuicultura hoy podemos disfrutar de mejillones durante todo el año, no obstante os recordamos que la mejor época para el marisco es la de los meses que contienen “R”.

Os vamos a comentar brevemente las beneficiosas propiedades de estos moluscos y luego os explicamos paso a paso cómo hacer mejillones al vapor y algunos trucos y consejos.

5 RAZONES PARA HACER MEJILLONES AL VAPOR

  • 1. Nos ayudan a controlar el peso: Los mejillones aportan proteínas de buena calidad, además son perfectos para consumirlos si estáis siguiendo un régimen, pues tienen muy poca grasa (apenas un 2%) por lo que una ración de 100 g de mejillones al vapor apenas aporta 67 calorías ¡perfectos como aperitivo para saciar el hambre!
  • 2. Tienen vitaminas y minerales esenciales en embarazo, lactancia y desarrollo infantil: Entre los minerales que lo componen los más destacados son el yodo y el hierro, que lo contiene en cantidades superiores al de muchas carnes como el cerdo o la ternera. También contienen grandes cantidades de vitaminas como la B12, esencial para la salud del sistema nervioso, la formación de los glóbulos rojos y para el crecimiento y desarrollo. Asimismo contiene grandes cantidades de selenio, muy importante para la función del sistema inmunológico la glándula tiroides, y manganeso que ayuda a la salud ósea y el metabolismo energético.
  • 3. Poseen gran cantidad de omega-3: Los mejillones son una de las fuentes más ricas en ácido graso omega-3. ¿Sabías que en una ración de 85 gramos de mejillones al vapor, hay más de 700 mg de omega-3?. Como sabréis el Omega-3 tiene beneficios cardioprotectores y regulan los niveles de triglicéridos. Es también fundamental en el desarrollo infantil y en el embarazo y lactancia (podéis ver nuestro artículo sobre el omega-3 aquí).
  • 5. Se pueden congelar: ¿Sabíais que los mejillones al vapor se pueden congelar? Si los compráis frescos y no los vais a consumir en el día podéis hacerlos, quitarles media concha y congelarlos, los tendréis perfectos cuando los vayáis a consumir. Eso sí, como más se aprecia su sabor es recién hechos.
  • 4. Son una receta fácil, rápida ¡y están buenísimos!: Esta receta de mejillones al vapor se puede preparar en pocos minutos. Lo más pesado es limpiarlos, pero podéis utilizar un estropajo de aluminio bajo el agua y veréis como se agiliza el proceso. Lo mejor de todo es que sin ningñun tipo de aditivo y con tan solo un chorrito de limón están deliciosos, ¿qué más se puede pedir a los mejillones al vapor?

Y tras ver las 5 razones por las que comer los mejillones al vapor es una buena idea os vamos a explicar la receta básica de los mejillones al vapor, la que más nos gusta a nosotros que es la más sencilla y sana:

Receta Mejillones al vapor:

  • Ingredientes: 1 kg de mejillones frescos; 1/4 cebolla; 1 hoja de laurel; 1/2 vaso de vino blanco; 1/2 vaso de agua; Limón; Sal gruesa
  • Preparación: Limpiamos los mejillones, los cubrimos con un vaso de agua, 1/2 vaso de vino blanco, la cebolla, el laurel y una pizca de sal. Dejamos hervir tapados a fuego fuerte unos minutos hasta que se abran completamente. Los que no se hayan abierto descártalos porque pueden estar en mal estado. Retiramos media concha de los que se han abierto y servimos con un limón para que podamos exprimirlo al comerlos. El caldo podemos colarlo y servirlo en un cuenco aparte, pero para mi gusto están más ricos sin nada más, como os decía ¡son como las pipas!

Cómo saber si los mejillones están frescos

  • Para saber distinguir los mejillones frescos de los que no lo están, elige aquellos que tengan la concha cerrada. Si tienen la concha ligeramente abierta dale un ligero golpe, si se cierra es que está vivo, en caso contrario es mejor descartarlo. Descarta también aquellos mejillones con las conchas rotas o quebradas. Recuerda que consumir mejillones en mal estado puede ser peligroso, por lo que cualquier cosa que te haga sospechar es mejor que no te arriesgues.
  • Elige mejillones con olor a mar, frescos, con la cáscara brillante y húmeda.
  • Al cocer los mejillones al vapor se les abrirá la concha, si hay alguno que se queda cerrado puede estar en mal estado y debes descartarlo.
  • Guárdalos en la nevera en un cuenco tapados con un paño húmedo, no los dejes en una bolsa de plástico cerrada o se asfixiarán, recuerda que en el momento de cocerlos deben estar vivos o estarán en mal estado.

¡Animate! Deja tu comentario...

  1. (requerido)
  2. (email valido requerido)
  3. (requerido)