Tarta de queso, la receta definitiva ¡con y sin horno!

Tarta de queso

La tarta de queso está sin duda en la Top 5 de los postres más amados del mundo: y no importa si prefieres la tarta de queso sin horno, o la clásica New York Cheesecake, cualquiera de las tartas de queso que escojas, ¡se lleva todos los suspiros en cualquier ocasión!

Y es que además se adaptan muy bien a cualquier evento: pueden ser una de las recetas de postres que más usaréis, o también podéis prepararlas como tartas de cumpleaños, el caso es que quedan siempre perfectas, y son muy fáciles de preparar. ¿Qué os parece si hacemos una tarta de queso y oreo sin horno? ¿o un pastel de queso y caramelo? Os aseguramos que las recetas de tartas de queso que os traemos hoy os dejarán ojipláticos…

¿A quién se le habrá ocurrido semejante maravilla? Parece que ya los antiguos griegos habían caído en la cuenta de las delicias del pastel de queso, y desde entonces ha sido un no parar: hay tantas recetas de tarta de queso cheesecake como reposteros tiene el mundo, pero hoy hemos querido traeros las mejores; con estas recetas de tarta de queso sin horno tarta de queso al horno os coronaréis como los reyes pasteleros de vuestra familia, barrio ¡y más allá!

Os contaremos todos los trucos para hacer la tarta de queso perfecta: qué tipos de queso usar; cómo se preparan los pasteles de queso sin horno; cuáles son los secretos para que la New York Cheesecake os quede de película; la famosa receta del pastel de queso japonés de solo 3 ingredientes ¡y hasta una tarta de queso light!


TARTA DE QUESO ¿CON O SIN HORNO?

Como sabéis, existen a grandes rasgos dos tipos de tartas de queso: la tarta de queso al horno, cuya versión más famosa es la New York Cheesecake, y la tarta de queso sin horno. Repasando las recetas y los consejos que os daremos veréis que las dos son muy sencillas de preparar; la diferencia claramente está en el horneado, por lo que si buscáis es una tarta para el verano, cuando no apetece encender el horno, echadle un vistazo a las recetas de tartas sin horno. Si en cambio os gusta hornear y sentir en casa el aroma de los dulces recién horneados, y además buscáis una tarta con una textura esponjosa y húmeda, vuestra opción es la cheesecake al horno.

Veamos las principales diferencias:

Tarta de queso sin horno, una opción fácil y fresca

La base de la tarta de queso sin horno es, por supuesto, un queso crema. El más utilizado es el queso de untar, tipo Philadelphia, pero también quedan espectaculares con queso mascarpone, requesón, o queso quark. Para que matenga la consistencia se utiliza gelatina, cuajada, preparado para flan o en algunos casos que también veremos, solo nata montada. Además del queso se agrega otro lácteo, como puede ser la nata o crema de leche o el yogur, y por supuesto, azúcar. La textura final de la tarta es cremosa y compacta.

La base de las tartas de queso sin horno se hace con galletas trituradas y mantequilla. Como cobertura, para decorar y definir el sabor, os podéis dejar llevar por vuestra inspiración: mermeladas de frutos rojos, caramelo, fruta fresca, chocolate… ¿quién da más?

Tarta de queso al horno, no te la puedes perder

La reina es la New York Cheesecake, que se acompaña casi siempre con mermelada de fresas, pero las variantes son muchas y todas espectaculares. La base de la receta es igual que la de las tartas sin horno: galletas con mantequilla para la base, un queso crema, algún otro lácteo, azúcar y… huevos. Es que para que la tarta cuaje y tenga consistencia, a diferencia de la versión sin horno donde se usa gelatina o cuajada, en las cheesecakes al horno se usan los huevos. La textura de estas tartas es más esponjosa, húmeda, casi aterciopelada… ¡probadla con fruta fresca y salsa de chocolate!

TARTA DE QUESO SIN HORNO, 5 RECETAS PARA PROBAR

Tarta de queso sin horno
¿Tenéis ganas de comer tarta de queso pero no de encender el horno? ¡Tranquilos! Os dejamos 5 recetas para todos los gustos; no puede faltar la tarta de queso Philadelphia, un básico que podréis adaptar con muchísimas variantes; una tarta Oreo para chuparse los dedos, que no lleva ni gelatina ni cuajada, solo nata montada, lo que le da una consistencia súper cremosa; un pastel de queso y salsa caramelo con un gusto muy especial que os dejará boquiabiertos; una cheesecake Thermomix  y para los chocoadictos, una tarta de chocolate y queso.

Además, en los tips que os dejamos al final, os contamos las equivalencias entre gelatina en polvo, en hojas, cuajada o preparado para flan, para que nadie se quede sin hacer su cheesecake porque no encuentra los ingredientes.

Tarta de queso Philadelphia, un básico

Tarta de queso fría

Ingredientes: 200 g queso Philadelphia; 500 ml de nata o crema de leche; 40 g de azúcar; 1 sobre de gelatina sin sabor en polvo (7 g aprox.); 150 g de galletas María; 75 g de mantequilla; vuestra cobertura preferida

Preparación: Triturar las galletas con un procesador de alimentos, o machacándolas con un palote dentro de una bolsa. Fundir la mantequilla, mezclar con las galletas hasta obtener una mezcla húmeda, y cubrir con esta pasta el fondo de un molde desmontable, presionando con una cuchara. Llevar a la nevera como mínimo por 15 minutos. En una cacerola mezclar la nata, la gelatina y el azúcar, llevar a fuego bajo y remover hasta que se disuelva todo, sin hacer hervir. Retirar del fuego y agregar el queso Philadelphia, mezclando bien. Colocar esta mezcla sobre el molde con la base de galletas, dejar templar y luego llevar a la nevera como mínimo por 6 horas. A la hora de servir, desmoldamos pasando un cuchillito por los bordes, y ponemos por encima la cobertura deseada, por ejemplo mermelada de fresas.

Tarta Oreo sin horno

Esta tarta Oreo no lleva gelatina ni otro adensante, por lo que su textura final es super cremosa, como podéis ver perfectamente en este vídeo de nuestro canal de recetas de YouTubeEn 1 minuto y medio os contamos cómo hacer esta tarta sin horno espectacular.

Un original pastel de queso y caramelo

Ingredientes: 150 g de galletas María; 75 g de mantequilla; 500 g de queso mascarpone; 250 g de yogur natural; 100 ml de leche; 8 hojas de gelatina; caramelo líquido (denso) a gusto

Preparación: Triturar las galletas con un procesador de alimentos, o machacándolas con un palote dentro de una bolsa. Fundir la mantequilla, mezclar con las galletas hasta obtener una mezcla húmeda, y cubrir con esta pasta el fondo de un molde desmontable, presionando con una cuchara. Llevar a la nevera como mínimo por 15 minutos. Hidratar la gelatina en un poco de agua fría por unos 10 minutos.

Mientras tanto mezclar el queso y el yogur removiendo para que no queden grumos. En un cazo calentar la leche, escurrir la gelatina y ponerla dentro de la leche, removiendo hasta que se disuelva. Agregar a la mezcla de queso y yogur y remover. Agregar el caramelo líquido a gusto (unas 3 o 4 cucharadas pueden ser suficientes), Mezclar bien y echar sobre el molde cubierto con las galletas. Llevar a la nevera como mínimo por 6 horas. A la hora de servir, desmoldar pasando un cuchillito por los bordes, y decorar con caramelo y nata montada.

Cómo hacer una cheesecake con Thermomix

Ingredientes: 200 ml de nata (crema de leche); 200 g de queso Philadelphia; 300 ml de leche; 170 g de azúcar; 2 sobres de cuajada; 150 g de galletas Digestive (o María); 75 g de mantequilla; mermelada de fresa o frambuesa para la decoración

Preparación:  Para preparar la base, trituramos las galletas en el vaso 10 segundos V5-10, o metiéndolas dentro de una bolsa y golpeándolas con un rodillo. Agregamos la mantequilla a temperatura ambiente y mezclamos 5 segundos V5. Cubrimos la base de un molde desmontable con papel de hornear, presionando con una cuchara. Llevamos a la nevera como mínimo por 15 minutos. En el vaso de la Thermomix ponemos la nata, el queso Philadelphia, la leche, el azúcar y los sobres de cuajada. Programamos 8 minutos, temperatura 90º y velocidad 4. Vertemos la crema sobre la base de galleta. Llevamos al frigorífico al menos por 6 horas. Desmoldamos y decoramos como hemos visto en las tartas anteriores.

Tarta de queso fría de chocolate

Ingredientes: 200 ml de nata (crema de leche); 400 g de queso mascarpone; 200 g de chocolate para fundir (chocolate negro); 1oo g de azúcar glas (azúcar impalpable); 150 g de galletas de chocolate; 75 g de mantequilla; cacao en polvo para decorar

Preparación: Preparar la base de galletas del mismo modo que hemos visto en las recetas anteriores. Trocear el chocolate pequeño y ponerlo en un bol, calentar la nata sin dejar que hierva y echarla sobre el chocolate; remover hasta que se funda completamente. Mientras se templa, montar el queso mascarpone con el azúcar hasta que quede bien cremoso, agregar el chocolate, mezclar bien y echar sobre la base de galletas. Llevar al frigorífico al menos por 6 horas. Desmoldar y espolvorear con el cacao en polvo

TARTA DE QUESO AL HORNO, UN CLÁSICO EN 5 VARIANTES

Tarta de queso

¿A quién no le gusta la New York Cheesecake? Seguro que a todos vosotros os encanta, porque es irresistible… pero además de la reina de las tartas de queso, os traemos una tarta de queso con leche condensada y arándanos; el pastel de queso japonés de 3 ingredientes; una cheesecake de queso mascarpone; y una tarta de queso light.

New York Cheesecake, la reina de las tartas de queso

Tarta de queso al horno

Imagen y receta: La receta de la Felicidad

Ingredientes: 200 g de yogur griego; 900 g de queso Philadelphia; 3 huevos; 250 g de azúcar; zumo de medio limón; 3 cucharadas soperas de harina de repostería; una pizca de vainilla; para la cobertura: 300 g de frambuesas o fresas (pueden ser congeladas); zumo de medio limón; una hoja de gelatina; 3 cucharadas soperas de azúcar

Preparación: Precalentamos el horno a 200ºC. Preparamos la base de galletas del mismo modo que hemos visto en las demás recetas. Batimos el queso crema con unas varillas. Añadimos el azúcar, el yogur, la vainilla, el limón y la harina, y batimos hasta obtener una crema lisa. Añadimos los huevos de uno en uno, mezclando para incorporarlos pero sin batir. Ponemos la mezcla de queso sobre la base de galletas y horneamos unos 10 minutos a 200°C, luego bajamos el horno a 90°C y horneamos 30 minutos más. Apagamos el horno y dejamos la tarta dentro hasta que esté a temperatura ambiente. Luego la llevamos a la nevera por varias horas (mejor de un día para el otro).

Para la cobertura, hidratamos la hoja de gelatina en agua fría por unos 10 minutos. Colocamos las frambuesas, el zumo de limón y el azúcar en un cazo y llevamos al fuego, removiendo constantemente. Cuando se ha formado una salsa bien caliente, incorporamos la gelatina bien escurrida y removemos hasta que se disuelva. Vertemos la salsa sobre la tarta y dejamos en la nevera hasta el momento de consumirla.

Tarta de queso con leche condensada y arándanos

Tarta de queso y arándanos

Ingredientes: 150 g de galletas María; 80 g de mantequilla; 2 cucharadas soperas de almendras molidas; 800 g de queso tipo Philadelphia; 3 huevos; 230 g de azúcar; 250 g de nata para montar (crema de leche); 200 g de leche condensada; mermelada de arándanos

Preparación: Precalentamos el horno a 160ºC, por arriba y por abajo. Preparamos la base de galletas y mantequilla como hemos visto en las anteriores recetas. En un bol batimos el queso, los huevos, el azúcar, la nata y la leche condensada. Sacamos el molde de la nevera y echamos el relleno sobre la base. Metemos en el horno hasta que al introducir un palillo en la masa salga limpio, aprox. 1 hora y 15 minutos, pero id vigilando vuestras tartas. Una vez lista NO SACAR DEL HORNO, apagaremos el horno y la dejaremos ahí unas 8 horas, cuánto más tiempo mejor. Antes de servir cubrir con la mermelada de arándanos y decorar con fresas o, cualquier otra fruta del bosque.

Pastel de queso japonés de 3 ingredientes

El pastel de queso que está causando furor en la red no podría ser más sencillo y más esponjoso… solo 3 ingredientes, ¡os lo explicamos todo en este vídeo!

Cheesecake de queso mascarpone

Receta de tarta de queso

Ingredientes: 400 g de queso mascarpone; 200 ml de nata (crema de leche); 150 g de azúcar; 3 huevos; 150 ml de leche; 1 cucharada de maizena; ralladura de limón
150 g de galletas María; 75 g de mantequilla

Preparación: Precalentamos el horno a 180°C. Preparamos la base de galletas como hemos visto en las recetas anteriore. Mientras con una batidora batimos el queso, la nata, el azúcar, la leche, los huevos y la ralladura de limón y vertemos la mezcla sobre la base de galletas. Horneamos por unos 30 minutos, hasta que la mezcla quede cuajada. Para comprobar que esté hecha hacemos como con los bizcochos, pinchando con un palillo, y si sale limpio, nuestra tarta de queso mascarpone estará lista. Dejamos enfriar en el horno, y luego en la nevera, como en el caso de la New York Cheese Cake.

Tarta de queso light

Esta versión es apta para los que están a dieta pero quieren darse un gustillo.

Ingredientes:  100 g de queso para untar 0% materia grasa; 1 yogur natural desnatado 0% materia grasa; 4 quesitos light; 2 cucharadas de maizena; 1 huevo y una clara; 2-3 cucharadas de edulcorante líquido; 1 sobre de gasificante o levadura en polvo.

Preparación: Mezclar todos los ingredientes en un bol y batir con batidora o varillas hasta obtener una mezcla homogénea. Colocar en un molde apto para horno tamaño plumcake, forrado con papel de hornear. Hornear en horno precalentado a 170ºC durante 45 minutos, cubriendo con papel de hornear durante la primera media hora para que no se dore demasiado.

CONSEJOS PARA HACER LA TARTA DE QUESO PERFECTA

  • Si queréis preparar una de las tartas de queso sin horno y queréis reemplazar la gelatina, o la cuajada o el flan, estas son las equivalencias y las cantidades que tenéis que usar para unos 700-750 g de líquidos (se suman el queso, la nata, la leche, la leche condensada, el yogur, etc): en cualquiera de las recetas podéis usar 2 sobres de cuajada; o 1 paquete de preparado para flan (4 raciones); también 6 hojas de gelatina; o 7 g de gelatina en polvo (1 sobre)
  • Todas las recetas, excepto la de la tarta light, son para moldes desmontables de 20-24 cm de diámetro.
  • En cualquiera de las recetas, podéis reemplazar el queso Philadelphia por queso mascarpone, y viceversa.
  • Es aconsejable forrar la base de los moldes con papel de hornear, para facilitar el desmoldado.
  • Podéis usar cualquier tipo de galleta dulce seca: digestive, María, o inclusive galletas rellenas como las Oreo.

3 comentarios sobre “Tarta de queso, la receta definitiva ¡con y sin horno!”

    1
  1. que buena pinta!

  2. 2
  3. La New York Cheescacke, es horrible. La he hecho y parece leche condensada. Asqueroso. Es exageadamente dulce.

  4. 3
  5. Very Nice

¡Animate! Deja tu comentario...

  1. (requerido)
  2. (email valido requerido)
  3. (requerido)