Patatas a la marinera, un guiso delicioso

Patatas a la marinera

¡Qué ricas son las patatas a la marinera! Se trata de un plato único y completo para toda la familia, muy sencillo de elaborar y consistente; un plato de cuchara para disfrutar en invierno cuando fuera hace frío, cada cucharada es un auténtico placer porque es un guiso muy sabroso, además de económico.

Las patatas guisadas a la marinera aunque sencillas de elaborar llevan algo de tiempo; pero con un poco de organización disfrutaremos de una comida exquisita. Podemos cocer el caldo de las gambas y abrir los mejillones el día de antes, así el mismo día solo tenemos que ponernos con el guiso de patatas a la marinera y en tan solo 40 minutos lo tendremos listo.

Como pasa con todas las recetas los ingredientes son muy importantes; nuestra recomendación es que los gambones sean lo más frescos posible y los mejillones que tengan un buen tamaño. Lo demás aunque laborioso es sencillo de preparar, os animo a cocinar las patatas a la marinera, os prometemos que no os arrepentiréis.

RECETA DE PATATAS A LA MARINERA

Ingredientes para las patatas marineras

  • 1kg de patatas
  • 10 gambones
  • 500g de mejillones
  • 1 cebolla
  • 2 hojas de laurel
  • Aceite de oliva virgen extra
  • 3 dientes de ajo
  • Caldo de pescado
  • Sal
  • Pimienta
  • 200g de guisantes

CÓMO PREPARAR PATATAS A LA MARINERA

Preparamos los gambones y los mejillones

Abrimos los mejillones al vapor, retiramos las conchas, colamos el caldo y reservamos. Si no sabéis cómo se hace, podéis verlo aquí:

Cómo hacer mejillones al vapor

Pelamos los gambones y reservamos. Salteamos en un cazo con unas gotas de aceite de oliva las pieles y cabezas de los gambones; con un mortero vamos aplastando las cabezas para sacar todo el jugo, añadimos el agua de donde hemos cocido los mejillones hasta cubrir por completo la pieles de los gambones, y cocinamos durante 15 minutos. Vertemos un poco de sal.

Receta de patatas a la marinera

Guisamos las patatas a la marinera

Pelamos y lavamos las patatas, las troceamos a continuación. Pelamos y picamos la cebolla, el ajo y picamos el pimiento.

 

En una cazuela añadimos aceite de oliva, cubriendo todo el fondo. Hacemos el sofrito con la cebolla, pimiento y hoja de laurel. Una vez el sofrito este bien pochado, retiramos la verdura al vaso de la batidora, añadimos un chorro de vino blanco y trituramos.

Vertemos las patatas en la cazuela, la verdura que terminamos de triturar, el caldo de las cabezas y cáscaras de gambones y sin llegar a cubrir añadimos un poco de caldo de pescado, podéis usar uno comprado o preparar uno delicioso casero con esta receta:

Cómo hacer caldo o fumet de pescado, receta fácil

Cocinamos a fuego lento hasta que las patatas estén en su punto, a mitad de cocción añadimos los guisantes.

Salteamosos gambones

Mientras tanto añadimos un chorro de aceite de oliva en una sartén y doramos un diente de ajo a trozos. Una vez el ajo este dorado, salteamos los gambones, retiramos del fuego y apagamos.

Terminamos nuestras patatas a la marinera

Transcurrido el tiempo, las patatas ya están en su punto; añadimos un poco de sal, pimienta, probamos si esta sabroso, añadimos entonces los mejillones y los gambones, dejamos que de un hervor y servimos las patatas a la marinera bien calientes.

 

Cómo preparar patatas a la marinera

3 TRUCOS PARA HACER PATATAS A LA MARINERA PERFECTAS

  • CÓMO SABER SI LOS MEJILLONES ESTÁN FRESCOS: elige aquellos que tengan la concha cerrada. Si tienen la concha ligeramente abierta dale un ligero golpe, si se cierra es que está vivo, en caso contrario es mejor descartarlo. Descarta también aquellos mejillones con las conchas rotas o quebradas. Al cocer los mejillones al vapor se les abrirá la concha, si hay alguno que se queda cerrado puede estar en mal estado y debes descartarlo.
  • CÓMO SABER SI LOS GAMBONES ESTÁN FRESCOS: todos los mariscos frescos deben tener un agradable olor a mar. Si huelen mal, o amoníaco, es que están malos. Además la cabeza debe lucir algo traslúdica, no deben presentar manchas en el cuerpo, el caparazón debe ser brillante y la carne firme.
  • EL CALDO: si puedes usar un caldo de pescado casero, notarás la diferencia. En la receta que te hemos dejado antes podrás ver que si preparas una buena cantidad, puedes congelarlo para tenerlo listo en cualquier ocasión.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.