La anemia en la edad infantil

La anemia ferropénica es la más frecuente en los niños (aunque existen otros tipos), en este caso está causada por falta de hierro.

La anemia es la disminución de hemoglobina en la sangre. La deficiencia de hierro afecta a la formación de glóbulos rojos (encargados de llevar oxígeno a la sangre) dando lugar a la anemia ferropénica.

Las reservas de hierro se ven comprometidas por varios factores como exceso de leche de vaca en la dieta,  una mala alimentación y pobre en hierro, baja capacidad de absorber este mineral, pérdida de sangre lenta y prolongada como por ejemplo sangrado del tubo digestivo, y cuando el crecimiento es más rápido y hay más demanda de hierro. La progresión de la anemia es lenta y aparece cuando las reservas de hierro del niño se agotan.

Aunque lo principal es que un médico lo diagnostique, si vuestro hijo se muestra más inapetente, tiene dolores de cabeza, está más cansado y pálido y muestra fragilidad en pelo y uñas es muy probable que sea por falta de hierro.

En este artículo veremos qué alimentos se deben evitar y cuáles son los más ricos en hierro. En definitiva, cómo podemos ayudar a que suban sus reservas de hierro con una buena alimentación.

¿Quién tiene más riesgo de sufrir anemia?

Los niños menores de 12 meses que toman leche de vaca en lugar de lactancia materna o leche de fórmula (fortificada con hierro). Como hemos dicho anteriormente, el calcio hace que el hierro se absorba menos. Además, como ya explicamos en el artículo los lácteos en la alimentación infantil, los bebés nunca deben tomar leche de vaca antes de los 12 meses.

La anemia afecta sobre todo a bebés de entre 9 y 24 meses de edad.

¿Cómo podemos evitar la anemia?

Lo mejor es prevenir que la anemia aparezca. Y lo podemos hacer mediante estos consejos:

  • Tomar fruta de postre o darles verduras u hortalizas crudas de acompañamiento (pimiento, tomate…), ya que la vitamina C hará que el hierro que han tomado en la comida (carne, pescado, huevos…) se absorba más fácilmente.
  • Evitar tomar conjuntamente hierro y calcio ya que existen interacciones y el calcio hará que se absorba menos hierro.
  • Una vez más la lactancia nos ayuda en este aspecto, ya que el hierro se absorbe 3 veces más cuando proviene de la leche materna.
  • Las proteínas y la fructosa favorecen la absorción del hierro. Por tanto, aunque la fruta no sea un alimento rico en hierro ayuda a su absorción gracias a su vitamina C y fructosa. La carne, el pescado y los huevos son proteínas y además ricos en hierro, por tanto, alimentos estupendos para la anemia.

El hierro.

Hay que prestar atención a los alimentos ricos en hierro, pero también es importante saber si se absorben con más o menos facilidad.

Por ejemplo, los alimentos de origen vegetal son de origen “no hemo” (no se absorben directamente ya que dependen de otros factores) y los de origen animal son “hemo” (se absorben directamente). Los alimentos “hemo” se absorben aproximadamente un 25%, mientras que los “no hemo” se absorben entre un 1 y un 5%. La yema del huevo aunque es animal es hierro “no hemo”.

Esto no quiere decir que los vegetarianos lo tengan difícil para hacer una dieta rica en hierro o que no sea posible, simplemente tendrán que cuidar más las combinaciones y elegir bien los alimentos y raciones.

¿Por qué es importante el hierro?

Como hemos dicho, el hierro transporta el oxigeno a los tejidos, pero tiene otras funciones, como activar el sistema inmune frente a las infecciones, colaborar en la síntesis del ADN, e intervenir en la producción de neurotransmisores, por tanto, importante para el sistema nervioso.

Alimentos ricos en hierro.

Casi todos sabemos que la morcilla (y todo lo que contenga sangre) y el hígado (paté…) contienen gran cantidad de hierro pero no son recomendables por su aporte en grasa saturada y colesterol.

Los alimentos más altos en hierro son los cereales integrales, el germen de trigo, la levadura de cerveza, las legumbres, frutos secos, acelgas, canónigos, cardo, coles de Bruselas, endivias, espinacas, col lombarda, perejil, ajo, col, yema de huevo, marisco, pescado y carne.

También es interesante destacar el contenido de hierro del cacao (cuanto más puro mejor)

Ejemplo de menú rico en hierro.

  • Desayuno: Lácteo semidesnatado + cereales integrales o pan integral con jamón york + zumo de naranja o kiwi.
  • Media mañana: Frutos secos + yogur.
  • Comida: Espaguetis a la boloñesa + pollo + fruta.
  • Merienda: Mini bocadillo con pan integral y jamón ibérico.
  • Cena: Ensalada + pescado o huevos + fruta.

En todas las comidas la bebida de elección debe ser el agua y evitar refrescos y zumos envasados.

¿Qué otros nutrientes son necesarios para evitar la anemia?

Como hemos dicho, la carencia de hierro es la causa más común de anemia, pero hay otros nutrientes que no deben faltar en la dieta como:

  • Vitamina B12. Exclusiva de los alimentos de origen animal.
  • Acido fólico. Necesario para fabricar glóbulos rojos y blancos.
  • Vitamina B6. Necesaria para la formación de hemoglobina. Contienen grandes dosis las levaduras, el germen de trigo, el pescado azul, la carne de cerdo, conejo, caballo y aves, frutos secos y cereales integrales.
  • Vitamina C. Como hemos dicho, esta vitamina favorece la absorción del hierro. En frutas y verduras crudas.
  • Cobre. Cuando hay deficiencia de cobre no se puede absorber el hierro a través del intestino. Suele haber deficiencia cuando la dieta se basa en carnes, cereales no integrales y lácteos. Un exceso de fibra también puede producir deficiencia de este mineral. Los cereales integrales, legumbres, marisco y frutos y fruta seca son buenas fuentes de cobre.

Como veis, una alimentación variada, con proteínas, verduras, frutas y cereales integrales ayudará a prevenir la anemia y a mejorar la tasa de hemoglobina en el caso de tenerla baja.

Imágenes: euthman, rahego, Ana María.

Sílvia

Soy Diplomada en Dietética y Nutrición, especializada en Nutrición y Obesidad y Alimentación infantil y adolescente. Mi experiencia como nutricionista y madre de 2 niños me permiten asesoraros en Pequerecetas.

2 comentarios sobre “La anemia en la edad infantil”

    1
  1. estoy muy interesada en conocer una dieta mas aplia en cuanto a los alimentos ya que tengo una niña de 2 años con una anemia muy baja y lo he probado todo lles agradesco que me escriban ha mi correo

  2. 2
  3. la verdad los felicito por sus extraordinaros consejos la verdad que andaba buscando algo asi que me orientara en lo que respecta a la alimentación infantil pues cuido a mi nietecita de 15 meses la cual desde su nacimiento ha sido inapetente por lo cual es anémica y baja de peso por esta razón voy a se visitante habitual para que me saquen de esos apuros ya que voy a poner en practica todas las recetas.. gracias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.